San Juan
Jueves 12 de Mayo de 2016

El descendiente de los dueños de la bodega recordó con nostalgia la historia entre esas paredes

Alejandro Maglione contó que tiene los mejores recuerdos de la infancia. “A lo mejor no está todo perdido, quizás ahora alguien llama y se hace cargo”, dijo. 

Con la voz llena de nostalgia, uno de los descendientes de Alejandro Maglione habló con la redacción de sanjuan8.com en vivo y contó sobre sus recuerdos de la infancia, entre las paredes de la vieja bodega que esta madrugada terminó devastada.
Maglione rememoró a su madre y dijo que ella era la última en dar la palabra para determinar qué champagne iba a ser el mejor del mercado. “Hay una expresión muy conocida que es el síndrome de la ventana rota. Que dice que si hay muchas ventanas y alguien arroja una piedra y rompe una; comenzarán a caer las demás. Esto es más o menos lo que pasó con el lugar”, dijo.
Esta expresión refiere al “juntadero” de mugre en el que se convirtió el lugar. Sin embargo, manifestó “a lo mejor no todo está perdido, quizás ahora alguien llama y se hace cargo. Esperemos que San Juan logre su museo del vino después de esto”, aseguró. 

Comentarios