Policiales
Miércoles 08 de Abril de 2015

El cuerpo del joven que secuestró a su novia y la tiró al río aún no aparece

Esta mañana, Prefectura encontró parte del vehículo que cayó al Lago Lácar en Ruta 40. El conductor sigue sin ser hallado.

La cámara remota subacuática de Prefectura registró ayer las primeras imágenes de lo que sería el capó desprendido de un automotor blanco que resulta compatible con el furgón Sprinter caído el sábado desde Ruta 40 a las profundidades del lago Lácar, en un confuso hecho en el que resultó muerta una joven y sigue desaparecido su novio bajo el agua.

La maniobra iniciada con las primeras luces diurnas apunta sobre todo a intentar dar con el cuerpo de Alejandro Báez, que se supone habría quedado atrapado entre los hierros del furgón.

Laura Vázquez Proboste, en cambio, pereció al salir despedida en la rodada y su cuerpo fue hallado entre las rocas del faldeo. La mujer murió como consecuencia de los politraumatismos.

El jefe de fiscales de esta Circunscripción, Fernando Rubio, confirmó el hallazgo de algunos restos de vehículo, la mayoría de ellos en superficie en la zona de la caída del furgón, tras regresar del sitio del siniestro donde presenció las primeras inmersiones de los equipos de buzos de profundidad y la cámara autónoma despachada por Prefectura Naval desde Buenos Aires. Otra fuente aclaró que una de las piezas halladas bajo el agua es un capó que podría ser el del furgón buscado.

Mientras tanto, la Fiscalía sigue con la toma de testimoniales y el acopio de información a la espera de poder dilucidar los momentos previos al trágico suceso. La hipótesis del femicidio y suicidio con el vehículo como arma sigue siendo la más firme, fundada, entre otros datos, en una llamada por teléfono celular que Vázquez Proboste hizo a un familiar directo momentos antes de la tragedia.

En esa comunicación, según trascendió, la joven de 23 años habría dado cuenta de una disputa con su pareja (de 25), que le hacía temer por su seguridad.

"Hay que prepararse porque, si bien puede haber novedades en cualquier momento, es una tarea de largo aliento, compleja, pero realizada por gente muy profesional", dijo el fiscal Rubio a su arribo al muelle Lácar.

La máquina se desbarrancó a unos 2.000 metros del acceso al casco histórico de San Martín por la Ruta Nacional 40, en el inicio del tramo mundialmente conocido como Camino de Siete Lagos. La caída fue de unos 120 metros.

El fiscal explicó que "lo que se ha logrado registrar hasta el momento es la presencia de trozos de metal, partes o piezas de automotor de color blanco desprendidas en la caída por el faldeo y otros restos en el agua", todo lo cual es similar en principio al que es objeto de investigación.

Conviene recordar que en ese mismo sitio se han registrado otros accidentes con despeñamiento de vehículos años atrás.

El equipo robótico permite inmersiones de hasta 150 metros con visión a través de cámaras de operación remota. Ayer se trabajó en torno de los 60 metros, con muchas dificultades por el viento.

La cámara fija un punto determinado y realiza un barrido del sector, maniobra que debe repetirse en varias oportunidades para alcanzar un paneo más amplio.

Las complejas tareas de búsqueda en las profundidades del Lácar se reanudarán hoy.

Comentarios