San Juan
Miércoles 10 de Febrero de 2016

El Cruce en primera persona: La expedición llegó a Sardinas antes de lo previsto

La cabalgata demoró menos de 8 horas para completar los cerca de 45km del miércoles que incluyó la temible subida y bajada del Espinacito. El jueves será el esperado día de descanso. 

Más rápida de lo habitual fue la segunda y extensa jornada del Cruce de los Andes. La expedición, encabezada por el gobernador Sergio Uñac, dejó las Trincheras de Soler para descansar en el paraje Sardinas. Fueron cerca de 45km que se completaron en menos de 8 horas. Lo positivo, además de la velocidad, es que se dio con un gran clima y que todos los participantes llegaron en perfectas condiciones. 
La comitiva partió a las 8.45 para hacerle frente al reconocido Espinacito. La tarea no fue sencilla pero se logró completar y en la cima hubo un momento de relax. El paisaje, con el Aconcagua de fondo, sirvió para que los expedicionarios guardaran tal vez uno de los mejores recuerdos del cruce. 
Luego de las fotos llegó el también peligroso descenso que encontró a la gran mayoría arriba de sus animales mientras que unos pocos decidieron hacerlo a pie o con la colaboración de los baqueanos. 
La hora del almuerzo, con una excelente vianda realizada por Gendarmería, llegó en las Vegas de Gallardo donde todos cargaron energías para continuar con el largo camino programado. 
Fueron más de dos horas de un camino mucho más sencillo que con anticipación dejaba ver el refugio. 
El alivio y las caras de alegría por la meta cumplida llegaron a las 16.30 cuando la comitiva llegó al refugio. La primera reacción fue ir a buscar los bolsos para no demorar demasiado y hacer la fila buscando el baño reparador. 
Los casi 130 integrantes de la edición 2016 del Cruce de los Andes tendrán descanso hasta la mañana del viernes. Allí llegará el momento más emotivo de la travesía cuando en Valle Hermoso, límite con Chile, se rememore el 199º aniversario del cruce Sanmartiniano. Allí será el esperado acto con la participación de autoridades de ambos países. 

Por Mario Fernández Mengual / Envíado Especial al Cruce Sanmartiniano
 

Comentarios