País
Domingo 19 de Julio de 2015

El balotaje porteño se desarrolla con normalidad en todas las escuelas

Los más de dos millones y medio de ciudadanos habilitados para votar en la Ciudad de Buenos Aires comenzaron a decidir desde las 8 quien será el nuevo jefe de gobierno porteño en un balotaje que tiene como protagonistas a Horacio Rodríguez Larreta (PRO) y Martín Lousteau (ECO).

Quien gane el balotaje sucederá a Mauricio Macri al frente del Ejecutivo porteño en el período que va de 2015 y 2019.

En la última escala antes de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del próximo 9 de agosto, la ciudad de Buenos Aires definirá este domingo en balotaje al sucesor de Mauricio Macri.

En línea con la tendencia evidenciada en casi todos los comicios celebrados hasta el momento desde que Salta abrió el 12 de abril pasado con la celebración de sus PASO el cargado calendario electoral 2015, el oficialismo local se encamina a obtener su tercer periodo consecutivo al frente del Ejecutivo porteño.

Así se desprende de todos los sondeos de intención de voto que muestran al candidato del PRO y actual jefe de Gabinete porteño, Rodríguez Larreta, como el favorito para imponerse en la compulsa de este domingo.

Enfrente tendrá al ex ministro de Economía de la Nación, Lousteau, que logró convertir en muy poco tiempo al novel ECO, uno de los desprendimientos en los que resultó la efímera experiencia de UNEN, en la segunda fuerza de la ciudad desplazando al Frente para la Victoria a un tercer lugar.

El triunfo obtenido por Rodríguez Larreta en la primera vuelta electoral celebrada el 5 de julio, aunque no le alcanzó para evitar el balotaje, tuvo la contundencia suficiente como para plantear un escenario irreversible. Desde un primer momento Lousteau denunció presiones para que desistiera de competir en el balotaje. Es que las dos fuerzas que competirán este domingo en la Ciudad comparten un mismo espacio a nivel nacional temían que la puja porteña minara la figura del principal precandidato presidencial de Cambiemos, Macri.

De hecho, aunque se da casi por descontado que el PRO retendrá la Ciudad, los sondeos de intención de voto anticipan que lo hará por un margen mucho menor al obtenido en la primera vuelta electoral. Los 20 puntos porcentuales que Rodríguez Larreta había logrado sacarle a Lousteau el 5 a julio pasado se reducirían a la mitad.

El candidato del PRO también obtendría un respaldo sensiblemente menor al conseguido por Macri en los dos balotajes que disputó contra Daniel Filmus (FPV) en 2011 y 2013. De confirmarse, esa merma en el respaldo al PRO también iría en detrimento de las aspiraciones presidenciales de Macri, que hasta el momento no ha podido mostrar festejar en ningunos de los 10 distritos en que se llevaron a cabo elecciones con excepción de su propio bastión. Apenas pudo colarse, en virtud de su alianza a nivel nacional, en el festejo de la Unión Cívica Radical en Mendoza. El carácter vecinal del PRO es el mayor escollo que debe enfrentar esa fuerza que apuesta a llegar a la Casa Rosada hasta el momento, sin ningún gobernador propio en los restantes 23 distritos.

Lousteau por su parte, lejos en las encuestas como para poder soñar con un batacazo este domingo, apuesta a instalar su figura como principal referente de la oposición en la Ciudad y, muy probablemente, volver a dar la batalla porteña una vez más dentro de cuatro años.

Comentarios