Mundo
Miércoles 20 de Enero de 2016

El astrofísico británico Stephen Hawking advierte sobre el fin de la humanidad

 El astrofísico británico esgrime varias causas letales: una guerra nuclear, los virus de diseño o el calentamiento global.

El astrofísico británico Stephen Hawking cree que la humanidad es su peor enemiga y que podría causar su propia destrucción mediante una guerra nuclear, el calentamiento global, los virus creados con ingeniería genética o el actual desarrollo en la ciencia y la tecnología.

En una conferencia del científico para la BBC como parte de su ciclo de charlas de pensadores famosos “Reith lectures”, Hawking, de 74 años, advierte sobre los peligros de autodestrucción que enfrenta la humanidad. La primera parte de la charla se emitirá el martes, pero la emisora publicó ayer algunos avances.

El riesgo de que ocurra una catástrofe en la Tierra en un año concreto es reducido, pero es un hecho que ocurrirá con “casi seguridad” en los próximos 1.000 o 10.000 años, asegura Hawking, que ya la lanzado antes esta advertencia en el pasado.

Su mensaje es que “hasta entonces deberíamos habernos extendido por el espacio, a otras estrellas, de modo de que un desastre en la Tierra no signifique el final de la raza humana”.

Como esto no se conseguirá en los próximos 100 años, los habitantes del planeta deberían ser “muy cuidadosos” durante ese período.

El Homo sapiens no inventó la explotación de los recursos o el cambio a gran escala del entorno hasta llevar a la destrucción de poblaciones enteras. “De ello hay muchos ejemplos en la biología”, afirma Lutz Becks, del Instituto Max Planck de Biología Evolutiva.

El ejemplo clásico es el del lince y la liebre: los perseguidores acaban hasta tal punto con su presa que mueren de hambre, y permiten así de alguna forma que las liebres revivan. “Un 30 por ciento de las constelaciones de predador-presa tienen estos ciclos”.

Las especies tienden a probar qué es lo que el medio ambiente puede dar, señala por su parte Thomas Junker, de la Universidad de Tubinga. “Se busca maximizar la reproducción”. Y ese mecanismo biológico también está en el ser humano, que presta tan poca atención a la autodestrucción como a la destrucción de otros organismos. “No vemos estos problemas; es una locura la manera en que son ignorados”, se lamenta Junker.

Los biólogos llevan tiempo alertando de que la humanidad podría causar su propia extinción. Todos piensan sobre todo en sí mismos, quizás en el futuro de los hijos y, como mucho, en el de los nietos. “Estamos programados para ver nuestros intereses individuales y no el futuro de la humanidad”, explica el científico. “No existe algo así como un impulso de protección de la especie”.

Hawking también ha advertido en otras ocasiones sobre el peligro de la inteligencia artificial. Las máquinas creadas por el ser humano podrían volverse un día más inteligentes que sus creadores y convertirse en un peligro para la humanidad.

La ironía de las predicciones del astrofísico es que con sus descubrimientos en este campo, por ejemplo sobre los agujeros negros, Hawking realizó un enorme aporte al progreso científico.

Y que sin la medicina y la tecnología modernas él no podría vivir ni estar en condiciones de dar conferencias, ya que se encuentra casi completamente paralizado por la enfermedad esclerosis lateral amiotrófica (ELA). El científico se comunica a través de una computadora que maneja con los ojos.

“Soy un optimista”, afirma en la charla a sus oyentes: cree que la humanidad reconocerá los peligros y conseguirá superarlos.

Comentarios