Policiales
Martes 29 de Diciembre de 2015

El asesino de Julio López aceptó cumplir 13 años y medio de cárcel

Emanuel Fancinelli reconoció la autoría del crimen del remisero de la empresa San Cayetano ocurrido el 29 de setiembre en Paraná. El homicidio lo cometió para robarle $231. La menor que lo acompañaba quedó libre.   

El remisero Julio López de 42 años perdió la vida trabajando para llevar el sustento diario a su familia. El autor del homicidio, Emanuel Fancinelli aceptó la pena de 13 años y medio de prisión por haberlo asesinado de un balazo para robarle 231 pesos que había recaudado en casi un día de trabajo.
Ayer se cerró la etapa juicio. Sin embargo, hoy al mediodía la jueza del Tribunal de Juicio y Apelaciones, Elisa Zilla dará a conocer los fundamentos de la sentencia.
Los fiscales Patricia Yedro y Alvaro Piérola lograron recolectar pruebas abrumadoras que le hicieron notar al acusado que lo mejor era acogerse al juicio abreviado y así lograr una pena menor. Además se le adosó otra causa que tenía por portación de arma de fuego.
Fancinelli, defendido por el abogado Boris Cohen, reconoció ante la jueza Zilli que era el autor del crimen. Además, los fiscales le recordaron que la menor, inimputable por su edad, que lo acompañaba en el auto también lo había señalado como la persona que disparó contra López.
El joven de 20 años condenado se declaró ayer consumidor de marihuana y dijo que se ganaba la vida como albañil. También le relató a la jueza que vivía en la zona de calle 25 de Junio con su hermana cuatro años mayor y que tiene los estudios primarios completos. Fancinelli se mostró tranquilo y sereno y aclaró que nunca hizo un tratamiento para dejar de drogarse.
Martes trágico
El martes 29 de setiembre a la noche, Julio López estiró un poco más la jornada para hacerse unos pesos extra que ayudaran a la complicada economía del hogar: dos hijos de 6 y 12 años, su esposa sin trabajo estable y pagando un alquiler para vivir en un departamento del barrio Lomas del Mirador I. Pero en su camino se cruzaron Fancinelli y una menor de 15 años. Ambos se subieron al Renault Clio, unidad 95 de la empresa San Cayetano, en el barrio El Sol, y le indicaron el destino: Cervantes y Patagonia. En ese lugar, minutos después, Fancinelli le pegó un balazo y escapó. La chica también huyó, pero como tenía 15 años es inimputable y se convirtió en la testigo principal del caso: al ser entrevistada, no dudó en señalar a su amigo.
Según informó la fiscal Yedro, la viuda de López se mostró conforme con el acuerdo. De igual la opinión de las familias de las víctimas no es vinculante. (Diario Uno Entre Ríos). 

Comentarios