Economía
Miércoles 23 de Diciembre de 2015

EE.UU subió la tasa de interés y la incertidumbre no se disipó

Un especialista dio su opinión después de la decisión de la Reserva Federal estadounidense. 

 
Lo único que parece claro luego de que se concretara la muy anunciada decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de subir la tasa de interés, es que la incertidumbre sobre la marcha de la economía de ese país y la de todo el mundo no se disipó.
Como una muestra de ello, el día que se anunció la medida, todos los indicadores bursátiles estadounidenses subieron, pero al día siguiente ya habían bajado. 
El diario The New York Times explicó que “la FED persuadió a los mercados financieros que un cuarto de punto de aumento en la tasa de interés de referencia no es de mayor importancia, pero las grandes preguntas sobre la economía norteamericana no han cambiado”.
“No está claro si el crecimiento firme pero sin brillo está en su mejor momento o si la economía ya se está empezando a recalentar. No está claro por qué la inflación está tan perezosa o cuánta gente sin empleo quisiera regresar al trabajo”, subrayó.
Para decirlo de otra manera, y como parte de una pregunta de enorme relevancia para las economías en desarrollo, “no está claro cuán rápido la FED debería seguir aumentando la tasa”.
Así, la agencia Reuters realizó una encuesta entre especialistas y dos tercios de los consultados estimaron que habrá una nueva suba de tasas durante el próximo trimestre. 
Sin embargo, muchos advierten que esa dinámica no será tan rápida durante 2016 como varios funcionarios han sugerido.
En ese contexto, el diario británico The Guardian publicó una columna del economista David Blanchflower en la que se indicó incluso que existe un “50% de posibilidades” de que la suba de tasas deba ser revertida y que adquiera entonces un signo negativo.
“Esto es lo que pasó con el Banco Central Europeo, que subió las tasas dos veces en 2011 y ahora tiene tasas de interés negativas”, señaló el especialista.
Además, recordó que “en el período desde la irrupción de la gran recesión, cada Banco Central que ha subido tasas, incluidos el de Suecia, Dinamarca, Canadá, Suiza, Nueva Zelanda e Israel fueron forzados a revertir el curso cuando sus economías comenzaron a contraerse y quedó claro que habían aumentado las tasas demasiado pronto”.
Como se sabe, este tema no es cualquiera para las llamadas “economías emergentes” que suelen pasar del calor al frío cuando la Historia marca que la poderosa Reserva Federal estadounidense entra en una dinámica de suba de tasas, en general destinada a frenar un alza inflacionaria. 
Ese tipo de dinámicas tienen también su impacto en los volátiles mercados de commodities, que pueden ingresar en dinámicas bajistas cuando la aspiradora de dólares de Washington empieza a hacer menos atractivas otras opciones de inversión.
Si a este tipo de escenario de incertidumbre se suma el que pesa sobre la economía china, comienza a completarse un cuadro en el que los pronósticos certeros escasean.
Desde la mirada de la Argentina hay que sumar como un elemento adicional el sube y baja político y económico en el que está metido Brasil, que hace unos días despidió a su responsable del área económica Joaquim Levy.

Comentarios