Mundo
Martes 11 de Agosto de 2015

Dos padres murieron deshidratados en el desierto porque le dieron el agua a su hijo

Ocurrió en el desierto de Nuevo México, la familia estaba haciendo turismo hasta que se perdieron y caminaro kilómetros en un calor abrazador. El niño de 9 años fue encontrado casi muerto junto al cuerpo de su padre. 

Dos padres entregaron la vida por su hijo al decidir darle la mayor cantidad de agua posible mientras se encontraban perdidos en un gran desierto. 
La familia se encontraba de vacaciones en el desierto de Nuevo México cuando se perdieron. El menor fue encontrado deshidratado junto al cuerpo de sus padres.
Se trata Ornella Steiner, de 51 años, y David Steiner, de 42, ambos franceses que se encontraban la semana pasada junto a su hijo de 9 añosde vacaciones en el desierto de Nuevo México realizando una excursión de 7,4 kilómetros marcado solamente por postes clavados profundamente en la arena de yeso.
Después de caminar aproximadamente 1,6 kilómetros, se salieron del sendero y se cayeron por la duna perdiendo totalmente la orientación de donde estaban. Los dos cuerpos fueron encontrados en diferentes tramos del desierto y el menor estaba junto al cuerpo de su papá.
Su hijo, el único que sobrevivió fue encontrado deshidratado pero vivo dijo el cuidador del condado de Otero, Benny House y al parecer desconocía que su madre ya había muerto.
Según pudieron determinar, los papás le dieron al niño más agua de la que ellos tomaron, dijo House, por eso se salvó.
"Los padres tomaban un sorbo y le daban dos", le dijo Housea la CNN. "Estoy seguro de que este factor contribuyó a que saliera bien".
Todavía no fueron realizadas las autopsias pero al parecer habrían muerto por el calor y la flata de agua. La abuela del niño voló desde Francia hasta Albuquerque para cuidar de él. Las autoridades no han dado a conocer su nombre.
"Fue la tormenta perfecta para esta familia. Empezaron la caminata con dos botellas de agua de 20 onzas. Cuando llegamos, no había más agua en las botellas", dijo House. El boletín informativo del parque aconseja que los excursionistas lleven 1 galón (128 onzas) de agua por persona.
Las temperaturas superaron los 37 grados ese día, algo que es normal para principios de agosto, dijo Marie Sauter, la superintendente del parque.
"No hay sombra", dijo ya seguró que "no hay donde cubrirse. Estás afuera expuesto al sol, al viento, al calor, al reflejo del sol sobre la arena blanca. Es un fuerte ambiente desértico".

Fuente: Minuto Uno

Comentarios