Policiales
Jueves 16 de Julio de 2015

Determinaron que la adolescente hallada muerta en una bolsa de residuos fue violada

En el marco de la investigación por el femicidio de Milagros Sánchez, hallada en una bolsa el 20 de febrero en barrio Nuevo Alberdi, hubo novedades. El autor del hecho seguirá preso. 

A Milagros Ailén Sánchez, la adolescente de 14 años cuyo cuerpo sin vida fue hallado en febrero pasado dentro de una bolsa en barrio Nuevo Alberdi, la abusaron sexualmente antes de matarla. A esa conclusión llegó la fiscalía luego de recibir los resultados positivos de un estudio de ADN en el cual se cotejó la sangre del joven acusado del crimen con muestras de semen que había en el cuerpo y prendas de la víctima.

Por esa evidencia irrefutable, se prorrogó la prisión preventiva del imputado hasta la audiencia preliminar al juicio, donde deberá afrontar la acusación por el delito de homicidio críminis causa, que en el caso de ser condenado prevé la prisión perpetua.

Hallazgo. El aberrante crimen de Milagros salió a la luz el viernes 20 de febrero de 2015 con el hallazgo del cadáver envuelto en una bolsa negra atada con una soga, tirado cerca de una zanja paralela al canal Ibarlucea, a la altura del puente de Grandoli al 3600 en barrio Nuevo Alberdi.

Dos días antes la familia de la adolescente había denunciado su desaparición en la subcomisaría 2ª, ya que la chica había salido al mediodía de la casa de su mamá camino a lo de su abuela, pero no regresó más. De inmediato comenzaron a buscarla por la zona con la ayuda de vecinos.

Pasaron 48 horas hasta el macabro hallazgo cuando un hombre divisó el bulto envuelto en una frazada. Estaba en una zanja, a pocos metros de la casa de la abuela de la adolescente.

La víctima tenía signos de haber sido estrangulada y abusada sexualmente, pero esos indicios debían confirmarse con los estudios de rigor. Después, un familiar de la joven se enteró que alguien la había visto hablar con un joven frente a su vivienda.

Luego del señalamiento de ese testigo, ese mismo día la policía detuvo a Juan José Pérez, de 25 años. Hacía poco que el joven había llegado al barrio, a una vivienda de un tío ubicada a metros de donde apareció el cuerpo.

Pérez, que ya tenía una condena firme por antecedentes por delitos contra la integridad sexual (ver aparte), quedó como el principal sospechoso por el homicidio de Ailén.

Detenido. En una audiencia imputativa celebrada el 28 de febrero, el fiscal Miguel Moreno acusó a Pérez de homicidio críminis causa en base a evidencia preliminar, y el juez Carlos Leiva le dictó la prisión preventiva hasta el 7 de julio pasado. Por eso, la semana pasada se revisó la medida cautelar.

En esa instancia el fiscal Moreno reforzó su acusación con una prueba que confirma las sospechas iniciales y complica la situación procesal de Pérez. El estudio de ADN a través del cual se cotejó la sangre del acusado con prendas y rastros hallados en el cuerpo de la víctima dio resultado positivo.

Luego de tres meses, esa pericia científica determinó que en prendas de la adolescente (un short y una remera), el clítoris y también en el vello púbico había rastros de semen del acusado. Y además en la zona ungueal (debajo de las uñas) se detectaron vestigios coincidentes con el organismo del agresor, lo cual refleja claramente que la víctima intentó resistir el ataque con rasguños y manotazos.

Encubrimiento. Además, el fiscal recordó el relato de los testigos que vieron con vida a la nena por última vez, mientras estaba con el acusado. En este sentido, si bien Pérez intentó de despegarse del suceso alegando que en el momento en que ocurrió se encontraba con su mujer o una pareja, durante el transcurso de la investigación se determinó que no habían tenido contacto, por lo cual también se sospecha de un encubrimiento.

Frente a esa clara evidencia y la alta pena en expectativa (prisión perpetua) que implica el grave delito achacado, el juez Leiva ordenó que el imputado continúe en prisión preventiva hasta que se ponga fecha a la audiencia preliminar al juicio. 

Una condena previa por abuso sexual

El hombre que deberá afrontar un juicio por el crimen de Milagros ya tenía antecedentes por delitos contra la integridad sexual. En agosto de 2012 Juan José Pérez fue condenado a 4 años y seis meses, pena que vencía en marzo de este año, por tentativa de abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de armas contra una joven de 21 años.

Ese hecho ocurrió el 2 de noviembre de 2010 en un negocio de fotocopias que atendía Pérez. La víctima fue a hacer una compra pero el joven la obligó a ingresar a un baño del local donde intentó violarla. Ella logró huir y pedir ayuda a vecinos que avisaron a la policía.

Pérez fue detenido y enjuiciado. Pero después de ser condenado salió en libertad condicional en octubre de 2013. Si bien la grave calificación por el homicidio de Ailén presupone una pena de prisión perpetua, el antecedente condenatorio jugará en contra de cualquier posibilidad de atenuar la situación del imputado.

Comentarios