San Juan
Miércoles 27 de Abril de 2016

Después del "cachetazo" de Salud Pública instalarán un "punto rojo" en restoranes y cafés para ayudar

Héctor Riveros impulsor de la heladera social intenta encontrar apoyo en los comercios de San Juan para que donen comida o desayunos. Entérate como podes ayudarlo.

El dicho “poner la otra mejilla” cabe perfecto para Héctor Riveros-impulsor de la heladera social- quien después de recibir la inhabilitación por parte de Salud Pública ideó otra iniciativa que comenzará a funcionar desde el próximo lunes y beneficiará a quienes no tenga que comer.
Bajo el nombre “Punto Rojo” es que diferentes restoranes y cafés podrán donar desayunos, almuerzo o cena, solamente colocando un punto rojo, que habilitará a las personas con menos recursos a pedir una vianda.
Riveros detalló, en radio Light, que quería solucionar el problema de la clausura y pensó que esta forma era la más rápida.
El lunes se comenzará con esta nueva modalidad, y hasta el momento se han sumado tres cafés y una pizzería, detalló Héctor.
El joven dejó a disposición su número telefónico y pidió que quienes deseen sumarse se comuniquen al 264 5837527.
Antecedentes en el mundo
En Francia a través de una ley se prohíbe que las grandes cadenas de supermercados se desperdicien comida. En el planeta hay 750 millones de personas que pasan hambre a diario.
Para intentar acabar con este sin sentido, Francia acaba de prohibir por ley a las grandes cadenas de supermercados que desperdicien comida. Todos los establecimientos que tengan un tamaño superior a 400 metros cuadrados están obligados a donar sus alimentos sobrantes a bancos de alimentos o a ONG’s. Si no cumplen esta norma, los jefes recibirán una multa de 75.000 euros y podrán ser condenamos a dos años de prisión.
Las cadenas tienen unos meses para firmar acuerdos con los bancos de alimentos y montar la logística que permita realizar las donaciones a diario. Así se acabarán las escenas de gente necesitada rebuscando en los cubos de basura cercanos a los supermercados, y poniendo en riesgo su vida con ello.
Jacque Ballet, responsable del banco de alimentos Banques Alimentaires asegura en declaraciones concedidas a The Guardian que lo más positivo de la medida “es que por fin podremos ofrecer a los más necesitados una comida más equilibrada, ya que actualmente tenemos déficit de carne, pescado y verduras frescas”.
La medida se ha adoptado después de hacerse un estudio previo en el que se constató que en Francia se desperdiciaban 7,1 millones de toneladas de comida fresca al año. Aun así, solo el 11% de este desperdicio viene de las tiendas de alimentación. El gran culpable del derroche son los hogares, en los que se pierde el 67% del total, y luego, mucho menos (15%) en restaurantes.
El siguiente paso de los políticos responsables de esta medida es llevarla a Bruselas para que se convierta en una norma a nivel europeo y todos los miembros de la Unión la apliquen.
 
 
 

Comentarios