San Juan
Miércoles 21 de Septiembre de 2016

Desde la fe, el padre Ariza aseguró que "son manifestaciones que nos quieren decir algo"

El cura párroco de la Iglesia de Rawson contó lo ocurrido con la imagen del Dulce Corazón de María. Explicó que "es una cuestión de fe" y que "no se relaciona con el dolor".

Terminada la misa, alguien se acercó al Padre Ariza le comunicó lo que estaba ocurriendo con la imagen del Dulce Corazón de María ubicada en las salitas de Jardín de la parroquia de Villa Krause. El testigo le dijo al sacerdote: "La virgen está llorando". "Cuando la vimos, tenía los detalles en el rostro que se puede admirar. La gota en la mejilla no la tenía. Yo personalmente la toqué y no había nada. A la mañana siguiente, apareció la gota", contó el párroco.

El cura expresó que "estas son manifestaciones que si uno las mira desde el punto de vista humano quizás no tengan explicación y desde la fe podemos decir que es una manifestación especial de la Virgen que no quieren decir algo".

Con su mirada puesta en la creencia desde el Espíritu, el padre dijo que "lo más importante es la protección que tiene María con los niños y la familia". Lo expresó porque ella está en un lugar donde acuden 400 niños del Nivel Inicial (salas de 4 y 5 años).

Mientras tanto, una de las docentes manifestó que "siempre le rezaron con mucha alegría y paz". "Nunca nos perturbó la idea de las lágrimas y no fueron asociadas al dolor. Sentimos que no puede estar más que alegre, rodeada de niños y de las familias".

El día 8 de septiembre se conmemoró el día del Dulce Corazón de María desde ese día tuvo tal manifestación misteriosa. La imagen quedará al resguardo de la Casa Parroquial hasta que le practiquen todos los estudios necesarios.

Embed


Comentarios