Miércoles 29 de Junio de 2016

Descubrí las 20 cosas vitales que tienen que saber las jóvenes de 20 años

No queremos sonar exagerados ni parecer fatalistas, pero los 20 son la edad ideal para comenzar a hacer muchas cosas que te beneficiarán notoriamente durante la juventud, pero sobre todo, evitarán que sufras cuando cumplas 30, 40, 50 o más. 

La producción natural de colágeno, por ejemplo, termina a los 25 años según algunos estudios científicos, el cabello en los hombres comienza a caerse desde los 27 y peor aún si ingieren alcohol; en las mujeres la pérdida de su linda cabellera comienza después, pero la regeneración de su piel termina antes de lo que se imaginan y aun más si eres de las que odia ponerse crema o usar bloqueador.
*10 peinados que puedes intentar en menos de 60 segundos
Conforme avanzan los años, algunas características de la piel, los tejidos y las funciones de nuestro cuerpo comienzan a atrofiarse: la flacidez de tu piel se acentúa después de tener hijos y aún más al amamantarlos, los tejidos de algunas partes de nuestro cuerpo se comienzan a romper debido a que nunca practicamos alguna actividad física que nos proporcionara elasticidad, volviéndolo un efecto totalmente irreversible que nos costará mucho reconstruir únicamente a través de una cirugía estética. Por otro lado, nuestros órganos comienzan a reducir su tamaño, su velocidad y su eficacia; y si fuiste de las que le dieron batalla al cuerpo en la juventud, ¡peor aún!
Créeme, tu organismo lamentará todas y cada una de esas copas y desveladas de más, pues poco a poco comenzará a desintoxicarse menos, a regenerarse cada vez más lento y a exteriorizar en tu cabello, piel y comportamiento todas esas fallas orgánicas, por lo que te recomendamos seguir estos 20 consejos que puedes empezar a hacer más que nada por salud, para protegerte hoy y evitarte muchas molestias y/o enfermedades el día de mañana.
20. Beber con medida
-Efectos a corto plazo: te ahorrarás varias crudas, no deshidratarás tu piel ni matarás cientos de neuronas en tu cabeza.
-Efectos a largo plazo: evitarás que tu piel se manche cuando pierda pigmentación, sobre todo si sólo bebes pequeñas cantidades de alcohol, éste no alcanzará a dañar las funciones de tu hígado y riñón.
19. No abusar del cigarro
-Efectos a corto plazo: evitarás que se te manchen de amarillo los dientes y no ahuyentarás a tu novio con un desagradable aliento a tabaco, además de que disminuirás los efectos del alcohol durante y después de la fiesta.
-Efectos a largo plazo: tus pulmones te agradecerán no haberlos envenenado durante tu juventud, por lo que tu condición será la normal, pues ni tu sistema respiratorio ni tu corazón sufrirán secuelas.
18. Hacer ejercicio por lo menos tres veces a la semana
-Efectos a corto plazo: evitarás trastornos como la ansiedad o la depresión pues el ejercicio provoca que segregues ciertas sustancias que se reflejan en una mayor felicidad y tranquilidad para ti.
-Efectos a largo plazo: tu cuerpo tiene memoria, por lo que siempre guardará esa forma tonificada y será menos probable que con los años comiences a perder la figura y el tono muscular.
17. Viajar
-Efectos a corto plazo: además de que la increíble experiencia de respirar nuevos aires desconecta tu mente de la rutina, evitas el estrés por el aburrimiento provocado por la monotonía.
-Efectos a largo plazo: serás una persona mucho más culta y tendrás la seguridad suficiente para entablar conversaciones sobre tus viajes y experiencias, lo que hará que tu autoestima siempre se mantenga en alto.
16. Alejarse del estrés
-Efectos a corto plazo: además de evitar que comas en exceso, tengas acné o trastornos digestivos por el estrés, serás una joven feliz y en paz con su vida.
-Efectos a largo plazo: el estrés hace añicos a nuestro cuerpo completo, empezando por un sinfín de enfermedades como colitis, gastritis, migraña, dermatitis, entre otras, que pueden desencadenarse mucho después de años de estrés.
15. Practicarse chequeos generales una vez al mes
-Efectos a corto plazo: ya sea ginecólogo o no, el doctor es el único que puede recetarte o diagnosticarte en caso de que algo ande mal en ti.
-Efectos a largo plazo: si detectas alguna enfermedad o problema a tiempo evitarás que ésta se agrave o perdure durante tu vida adulta.
14. Desintoxicarse
-Efectos a corto plazo: todos necesitamos desintoxicarnos a cualquier edad, pero si comienzas a practicar esta terapia física desde joven, cada vez será menos lo que dañe a tu cuerpo por dentro.
-Efectos a largo plazo: liberarte de la toxinas nocivas mantendrá siempre saludable tanto tu interior como tu exterior.
13. Meditar
-Efectos a corto plazo: aprender a relajarte a partir de la meditación le traerá un equilibrio mental a una de las etapas más caóticas de tu vida, los fabulosos 20.
-Efectos a largo plazo: suena fácil, pero meditar es más difícil de lo que crees, por los que si lo intentas desde muy joven te volverás una gurú de la meditación cuando seas mayor.
12. Leer
-Efectos a corto plazo: el cerebro es otro músculo y aunque no levanta pesas, sí debe ejercitarse para que siempre funcione debidamente, leer es la práctica perfecta para que estimules tus ideas.
-Efectos a largo plazo: además de crearte un hábito casi bendito, reforzarás tu memoria y evitarás que la inevitable pérdida de la vista llegue pronto, pues leer también es gimnasia para tus ojos.
11. No abusar de los dispositivos móviles
-Efectos a corto plazo: aunque no lo creas, muchos estudios han confirmado que usar el celular y ver Facebook todo el día provoca depresión en los jóvenes, ¡relaciónate con gente de verdad!
-Efectos a largo plazo: la luz de esos aparatos también daña tu piel, no tan rápidamente como el sol, pero cuando seas mayor y te mires al espejo recordarás con felicidad no haber sido una adicta al teléfono.
10. Limitar las golosinas y conservadores
-Efectos a corto plazo: aunque a los 20 casi nada se pega a tus caderas y muy poco se acumula en el vientre, los azúcares y conservadores dañan muchas funciones de tu organismo para mantenerte dando el 100 %.
-Efectos a largo plazo: todo lo que comas hoy se verá reflejado en uno cuantos años, tu cuerpo es como una especie de acumulador que te cobra la factura años después, no sólo con el peso, también con enfermedades como la diabetes o la hipertensión, ¡cuídate desde ahora!
9. Utilizar productos para el cuidado de tu piel
–Efectos a corto plazo: aunque odies la sensación grasosa de la crema o no puedas más con el sueño y olvides lavarte la cara antes de dormir, ¡haz un esfuerzo sobrehumano por hacerlo! La piel está hecha de capas que en la vejez se acaban, por lo que no siempre tendrás el cutis radiante de una chica de 20 años.
-Efectos a largo plazo: las arrugas, lineas de expresión, manchas y pecas se acentúan conforme vamos creciendo, algunas de estas marcas son reversibles otras no, pero puedes evitarlo si limpias e hidratas tu rostro correctamente. 
8. Protegerse del sol
-Efectos a corto plazo: el bloqueador no es una exageración de las mamás, es real que los rayos del sol penetran hasta lo más profundo de nuestra piel y van dañándola poco a poco.
Efectos a largo plazo: utilizar un sombrero o caminar con una sombrilla bajo el rayo de sol o durante las vacaciones ha salvado a muchas mujeres de contraer cáncer de piel.
7. Tomar mucha agua
-Efectos a corto plazo: como una especie de detox, el agua limpia todo lo que tu cuerpo debe expulsar, además mantiene equilibrado tu PH y si lo necesitas es una buena opción para cuando quieres perder peso.
-Efectos a largo plazo: el agua es como el elixir de la juventud, aunque hoy no veas los efectos positivos, un cuerpo hidratado se reconoce a kilómetros de distancia cuando dejas de tener 20 años.
6. Protegerse sexualmente
-Efectos a corto plazo: es más que obvio porqué debes protegerte sexualmente a tus 20 y a cualquier edad, durante el resto de tu vida.
-Efectos a largo plazo: las enfermedades de transmisión sexual pueden reducirse a cremas y óvulos para aliviarlas, pero también pueden tratarse de una enfermedad mortal como el sida.
5. Alejarse de personas tóxicas
-Efectos a corto plazo: además de ahorrarte dramas y algunas lágrimas, no te enredarás con personas que traigan estrés y descontrol a tu vida, las relaciones en las que pases más momentos llorando que riendo también son parte de estas personas tóxicas a las que deberías decirles “adiós”.
-Efectos a largo plazo: además de crear un patrón de relaciones saludables, amistades buenas y parejas estables, no sufrirás de otras repercusiones, como crisis nerviosas o adicciones que siempre acompañan al caos de una relación tóxica.
4. Dormir lo suficiente
-Efectos a corto plazo: aunque te sobre energía o duermas todo el domingo, las horas de sueño perdidas durante la juventud o cualquier otra etapa de tu vida jamás se recuperan.
-Efectos a largo plazo: todos poseemos un calendario biológico que puede alterarse de manera peligrosa si continúas durmiendo poco o desvelándote mucho.
3. Tener hobbys
-Efectos a corto plazo: la clave para ser una persona feliz es hacer cosas que te gusten, así que aprovecha que aún no tienes tantas obligaciones para dedicarte a lo que tanto te apasiona.
-Efectos a largo plazo: todos los hobbys enriquecen ciertas partes de tu vida, ya sea un deporte o alguna rama del arte; desgraciadamente, en la vida adulta es muy difícil dedicar tu tiempo a realizar todas esas cosas, ¡aprovecha hoy!
2. No prestar tus objetos personales o prendas íntimas
-Efectos a corto plazo: aunque compartas todo con tu mejor amiga, ten mucho cuidado de prestarse trajes de baño u objetos como maquillaje, cortauñas o rastrillos, algunas enfermedades tópicas se contagian con tan sólo rozar un objeto.
-Efectos a largo plazo: además de ser artículos con un valor importante para ti, puedes evitarte muchas enfermedades que al contraerse una primera vez vuelven a surgir por una baja de defensas de tu cuerpo, inclusive años después.
1. Reforzar tu autoestima
-Efectos a corto plazo: está perfecto que cuides de tu físico, pero de nada sirve si no procuras la idea que tengas de ti misma pues tal cual tú te sientes te verán los demás.
-Efectos a largo plazo: los 20 son una etapa difícil ya que muchas veces no se tiene la madurez para entender que un comentario o actitud puede destruir la autoestima de alguien, por eso, si desde ahora comienzas a protegerla, cuando crezcas será pan comido para ti y todos los comentarios negativos se te resbalarán como el agua.

Comentarios