Mundo
Martes 18 de Agosto de 2015

Denunciaron una tradición sexual abusiva en un prestigioso colegio privado de EE.UU.

Un ex estudiante está acusado de violación, al declarar, aseguró que es un "mandato" acostarse con niñas antes de graduarse. 

El colegio St. Paul's ostenta una galería de ex alumnos que incluyen legisladores, un Premio Nobel y el actual secretario de Estado. La preparatoria de elite también tiene, según se rumorea, una tradición sórdida de conquistas sexuales según la cual los varones que se gradúan tratan de arrebatar la virginidad de niñas menores antes de recibir sus diplomas.Los detalles de una práctica que las autoridades dicen se conocía como el “Saludo del Graduado” fueron revelados en términos inequívocos por un exestudiante de la escuela de New Hampshire acusado de violar a una niña de 15 años en la terraza de un edificio escolar en mayo del 2014.
Owen Labrie, ahora de 19 años, se ha declarado inocente de varios cargos. Cuando comience su juicio en breve, los fiscales presumiblemente convocarán a estudiantes y exalumnos a atestiguar sobre las prácticas sexuales en uno de los internados más selectivos de la nación.
Labrie, residente en Tunbridge, Vermont, habló abiertamente sobre dicha tradición cuando fue interrogado por la policía de Concord. En un ambiente donde los estudiantes avanzados evitan ostentosamente a los alumnos más jóvenes por lo general, Labrie dijo a un detective que algunos estudiantes “se enorgullecen sobremanera” de mantener relaciones sexuales con alumnas más jóvenes antes de graduarse.
El acusado también reveló al detective un concurso en que los muchachos compiten por “aparearse” con la mayor cantidad de niñas, cuyos resultados anotaban con un marcador indeleble en una pared detrás de las lavadoras. La escuela pintó una y otra vez el muro de modo que “el marcador” pasó a estar en internet. Admitió al detective que “trataba de ser el número uno”, según anotó aquel.
Un consejero estudiantil que tomó contacto con la policía después de oír de la madre de la supuesta víctima, también habló al investigador sobre la sórdida tradición, reportó el Concord Monitor el año pasado, citando una declaración jurada policial. La misma declaración señala que la escuela había tratado de educar a los estudiantes contra el “marcador sexual”.
Los fiscales no han dado indicios de cuándo se inició dicha práctica.
Premio
Labrie, que en su graduación -dos días después de la supuesta agresión- recibió el Premio del Rector por “una devoción desprendida por las actividades escolares”,  fue admitido en Harvard, pero esta universidad dijo en setiembre que ya no estaba matriculado.
Labrie dijo al detective que trató de convencer a otros estudiantes que se olvidaran del “Saludo del Graduado” pero que la escuela no hacía lo suficiente por poner fin a la tradición. 
Fundada en 1856, St. Paul's es un establecimiento de enseñanza episcopal en las afueras del centro de Concord, capital de New Hampshire. Matricula a unos 530 estudiantes y admitió mujeres por primera vez en 1971. La matrícula y pensión cuesta este año 53.810 dólares. Pertenece a la llamada Eight Schools Association, algo así como un grupo de elite de escuelas secundarias en el nordeste de Estados Unidos.
El secretario de estado John Kerry se graduó en St. Paul's en 1962, junto con el exdirector del FBI Robert Mueller, el creador de la tira cómica Doonesbury Gary Trudeau, y 13 embajadores estadounidenses, tres ganadores del Premio Pulitzer, dos ganadores de la Serie Mundial de Póker, el actor Judd Nelson e hijos de las familias Astor y Kennedy, según el cibersitio de la escuela.
El rector Michael Hirschfeld dijo a esta agencia en un correo electrónico que “las infracciones a las políticas de la escuela o a la responsabilidad sobre la que se fundamenta son respondidas expeditiva y juiciosamente”, pero se negó a responder preguntas sobre el “Saludo del graduado”.
Diario UNO

Comentarios