Ovación
Viernes 13 de Mayo de 2016

Daniel Osvaldo fue echado de Boca

Los dirigentes y el cuerpo técnico decidieron rescindirle el contrato al delantero después de la discusión que tuvo ayer con el entrenador.

Boca decidió rescindirle el contrato a Daniel Osvaldo después de la discusión que el jugador mantuvo con Guillermo Barros Schelotto ayer en el partido ante Nacional. El delantero le manifestó su enojo al técnico por haber jugado los últimos cinco minutos y tuvo un cruce con el entrenador minutos después del final del partido.
Además del tiempo de juego, la discusión se generó porque Osvaldo regresó al vestuario y se prendió un cigarrillo en el baño. Cuando el cuerpo técnico de los mellizos asumió la conducción del plantel bajó una orden clara. "No se fuma más", sentenció Guillermo apenas tomó control del equipo. Esa regla incumplida fue el punto final para el futbolista.
El ex jugador del Porto había llegado al club de la Ribera en enero del 2016 para comenzar su segundo ciclo en Boca. Su corta estadía se vio afectada por una lesión que lo marginó en los primeros meses del año. La fractura del quinto metatarsiano del pie derecho lo obligó a una extensa recuperación que no tuvo buenos resultados en el corto plazo.
Antes de que Boca se retirara del vestuario de Nacional, Guillermo y Gustavo armaron una reunión con los tres referentes del plantel. Carlos Tevez, Agustín Orion y Daniel Cata Díaz escucharon de la boca del entrenador la decisión que tenía tomada el cuerpo técnico: Daniel Osvaldo sería separado del plantel profesional.
Los referentes avalaron la decisión del técnico y le soltaron la mano al delantero. En el ida y vuelta que mantuvieron con los mellizos, comprendieron que la situación del jugador no daba para más y que su estadía en Boca tenía un punto final. Durante la mañana del viernes los dirigentes más importantes del club xeneize cruzaron llamadas para terminar de definir la salida de Osvaldo. Esta tarde se juntaran con el representante del delantero y rescindirán el contrato que el Stone había firmado en enero de este año.
Osvaldo había estampado en su firma en un contrato que lo unía al club por 18 meses. Su salida anticipada demandará que la dirigencia negocie las condiciones de la rescisión en las próximas horas. La decisión está tomada y esta tarde Daniel Osvaldo será desvinculado del club. Su segunda etapa en la institución se empezó a cerrar en Montevideo luego del empate ante Nacional por la ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores.
La situación que protagonizó anoche el jugador fue el corolario de una cadena de hechos que molestaron al cuerpo técnico. Guillermo y sus ayudantes no estaban conformes con la predisposición del jugador en la recuperación. Creían que no estaba poniendo toda su voluntad para dejar atrás la lesión y estar a disposición para ser parte de la alineación titular.
La vida privada del jugador también influyó en la decisión. El alto perfil que supo construir en su carrera lo llevó a estar en las revistas y programas de espectáculos. Su separación y posterior reconciliación con la actriz Jimena Barón, lo puso en el centro de la escena mediática en los últimos meses. Sus idas y vueltas de pareja marcaron el final de las dos etapas en el club de la Ribera.
Osvaldo había estampado en su firma en un contrato que lo unía al club por 18 meses. Su salida anticipada demandará que la dirigencia negocie las condiciones de la rescisión en las próximas horas. La decisión está tomada y esta tarde Daniel Osvaldo será desvinculado del club. Su segunda etapa en la institución se empezó a cerrar en Montevideo luego del empate ante Nacional por la ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores.
Ante Nacional, Daniel Osvaldo volvió a jugar luego de 53 días de inactividad. Guillermo decidió ponerlo en los últimos cinco minutos del partido. El delantero tuvo poca participación en el tiempo que le tocó jugar y luego se retiro del campo de juego con muecas de fastidio. Su enojo desmedido fue el principio del final en su segunda etapa en Boca. Guillermo Barros Schelotto fue el encargado de poner un límite a las reacciones e impulsos del jugador. El tiempo de Osvaldo en Boca llegó a su fin.

Comentarios