Martes 12 de Julio de 2016

¿Cuidás tu cabello? Mirá las costumbres que hay que cambiar

Las mujeres sueñan con tener una cabellera larga y brillosa. Además de utilizar los productos de belleza hay ciertos cuidados que no debes olvidar. 

Para presumir de melena, para darle brillo a nuestro pelo… atenta a lo que Nunca debes hacer con tu cabello… ¡Destierra tus malos hábitos! A veces no es suficiente con un buen champú, una mascarilla de profesional, gastarse un dineral el peluquería… para tener una melena de cine. Volumen, brillo, luminosidad, tacto sedoso… aunque nacer con un pelo lacio es cuestión de suerte, cuidar el pelo de forma adecuada, es indispensable para lucir un pelo envidiable.
A continuación, atenta a las 6 malas costumbres que hay que erradicar cuando se trata de nuestro pelo… ¡Atenta y pon remedio!
No te acuestes con el pelo mojado: Hay muchas personas que tiene la manía de irse a dormir con el pelo húmedo. Aunque en verano se está más fresquito, es un hábito muy dañino para la salud del pelo. El cuero cabelludo sufre con la humedad y va perdiendo fuerza y va debilitándose. Además, el problema viene al día siguiente. A ver quién es la guapa capaz de desenredar el lío de pelo, enroscado…
Cuidado con el secador y la plancha: Aunque es inevitable usar constantemente el secador y la plancha, no es recomendable abusar de las altas temperaturas que pueden llegar a alcanzar estos aparatos.
En cuanto al uso del secado, usar siempre la boquilla y mantener siempre una distancia considerable respecto al pelo.
Los enredos NO con el pelo seco: A la hora de desenredar el pelo, evita hacerlo en seco, ya que no solo sufrirás más tirones y el cepillo no se deslizará bien, sino porque el pelo se rompe con más facilidad. Perderás no solo volumen, también resistencia.
No abuses de las lacas y geles: Cuidado con los productos de fijación. Aunque las lacas, las espumas, los geles, las gominas… son nuestros amigos a la hora de peinarnos y nos permiten dominar hasta las cabelleras más rebeldes, sus fórmulas son agresivas para el pelo: lo ensucian con más facilidad, lo resecan, lo apagan…
No presiones el pelo: Si eres de las que te encanta hacerte recogidos, eres una apasionada de las colas de caballo y de los moños muy tirantes, debes saber que esta costumbre no es del todo saludable. Además de provocar dolor de cabeza, hace que el cuero cabelludo que está en tensión sufra y se resiente.
No duermas con el pelo recogido: Aunque tengas calor, o el pelo se te enrede con facilidad, procura no dormir con el pelo recogido. El cabello necesita respirar así que cuando se hora de ir a la cama, suéltate la melena. Fuente: nosotras.com

Comentarios