Policiales
Miércoles 15 de Julio de 2015

Crimen del minero: las huellas de sangre y un estruendo 15 minutos antes de pedir ayuda, complican a la viuda

 Las contradicciones en su declaración despertaron inquietud en los investigadores. Luego, se le sumaron los resultados de las pericias. Hallaron sangre en otro lugar de la casa donde, supuestamente, nunca estuvo el cuerpo de Jorge Moreno. 

La escandalosa detención de la mujer de Jorge Moreno en pleno velorio de su marido fue el puntapié para que varios testigos se animaran a contar infidencias de la pareja. Según el juez confió a este medio, se pudo establecer que la relación que existía entre ambos era “conflictiva”. Esto se suma a las contradicciones que tuvo la mujer cuando explicó cómo fueron los hechos. Según los testimonios hubo un lapso de unos 15 minutos entre el estruendo que se escuchó y el pedido de ayuda de la viuda porque su marido se estaba muriendo. Jorge Moreno llegó muy grave al hospital, prácticamente desangrado luego de recibir un solo disparo en el pecho.
Pero hay más. Según contó el magistrado en radio Colón esta mañana, hubo sangre encontrada en otra parte de la casa, en un lugar donde supuestamente el difunto no estuvo. Esto también llamó la atención de los pesquisas. Otro de los datos que se desprendió de la investigación fue el golpe (o la patada) que violentó la puerta de acceso. Por el lugar donde se realizó creen que la persona que ejerció presión sobre ella, conocía el peldaño que había del otro lado (que no es visible desde el exterior).
Por estas horas, la situación de Pamela Carrizo se complica y aún quedan más resultados periciales por determinar. 

Comentarios