Policiales
Lunes 06 de Abril de 2015

Creen que el detenido por el homicidio de la anciana era un prófugo por otro crimen en Mendoza

Ángel Alberto Narváez Bustos estuvo detenido en la vecina provincia sospechado de haber matado a puñaladas a un remisero. Ante un fallo procesal el detenido se dio a la fuga. Aseguran que vivió un experiencia traumática en su infancia.

Ángel Alberto Narváez Bustos, quien habría confesado que asfixio a una anciana y quemó su cuerpo en Caucete, tendría una causa pendiente en Mendoza, pero esta vez por el homicidio de un remisero.

Narváez Bustos estaba enfrentando un juicio en Mendoza por el supuesto homicidio de Heraldo Guzmán, un remisero de 71 años que apareció muero a puñaladas en el 2012.

Después de dos años de presidio a la espera de un juicio, las defensoras de Narváez Bustos solicitaron la liberación del detenido. El hombre estaba en pleno juicio, pero el trámite se vio demorado por una pericia psicológica que los jueces pidieron.

Ante esta demora y con más de dos años de cárcel, la Justicia decidió que quedara en libertad, pero con la aclaración de que debía volver al juicio que se iba a reiniciar el 3 de febrero pasado. Finalmente el detenido nunca se presentó y pasó a estar prófugo.


Recuerdo traumático

En medio del juicio que Narváez Bustos enfrentaba en Mendoza, se conoció un detalle que llamó la atención de los jueces de la vecina provincia. Uno de los testigos contó que, cuando el detenido tenía 8 años, quedó muy traumado después de que sus dos hermanos menores aparecieron muertos adentro de un heladera.

Este dado originó el pedido de una pericia psiquiátrica cuyo resultado nunca se conoció ya que el detenido se dio a la fuga.

Comentarios