País
Jueves 03 de Febrero de 2011

Córdoba: dos hermanas siamesas estan delicadas por una lesión cardiaca

Están unidas por el tórax y el abdomen. “Por el tipo de unión que presentan, su estado es delicado”, dijo el ministro de Salud cordobés. Los detalles.

Las siamesas que nacieron ayer unidas por el tórax y el abdomen continuaban hoy estables, aunque con pronóstico reservado, debido a una fusión cardíaca, informaron fuentes médicas del Hospital Materno Neonatal de la ciudad de Córdoba, donde están internadas.
Las bebas, que pesan 2,3 kilogramos y que también comparten el hígado, “presentan una fusión cardíaca que constituye una severa anomalía, razón por la que costará estabilizarlas”, aseguró hoy a la prensa el cirujano Víctor Defagó.

El profesional advirtió que este es “un caso de severidad extrema porque están unidas por el tórax y, al mismo tiempo, exhiben una fusión cardíaca, lo que hace que se trate de una situación muy delicada, de una variedad más severa, que nos obliga a mantener reserva”.
Defagó, que fue convocado por ser jefe del servicio de Cirugía del Hospital de Niños, subrayó que la anomalía que presentan las siamesas consiste en que "sus corazones se fusionaron como consecuencia de un defecto embrionario severo".
No obstante, el médico aclaró que "los padres conocían el diagnóstico con anticipación y sabían en qué consistía el problema”.

Las bebas, cuyos nombres se mantienen en reserva y son hijas de un matrimonio que reside en el interior cordobés, se encuentran estables, aunque permanecen conectadas a un respirador artificial.

Las gemelas nacieron ayer por cesárea, cirugía en la que intervinieron los médicos Francisco Crespo Roca, Elizabeth Pollino y Nita García, de los servicios de Tocoginecología y de Neonatología del Hospital Materno Neonatal.

Posteriormente se sumó Defagó, ya que es uno de los médicos que, mediante una operación, logró separar a las siamesas de apellido Velázquez en 2005 y a las Gatti, en 1994, en la provincia de Córdoba.

Los siameses son producto de "embarazos gemelares", en los que la división de los embriones ocurre alrededor de los 13 días después de la fecundación, mientras que en los gemelos normales ocurre en los primeros diez días, y ese retraso hace que no se dividan correctamente y que compartan órganos.

La unión de los siameses se suele dar por el abdomen, pero también pueden quedar unidos por la espalda, por la pelvis y, aunque sucede con menor frecuencia, por la cabeza, según informaron los médicos que atendieron a las bebas cordobesas (Télam).-

Comentarios