Deportes
Miércoles 26 de Enero de 2011

Copa del Rey: Real Madrid ganó y quedó a un paso de la final

Con un golazo del Karim Benzema, el Merengue venció al Sevilla por 1 a 0, en la ida de las semifinales. Dí María ingresó en el segundo tiempo. Sobre el final, un proyectil lanzado desde la tribuna local, impactó en la cabeza del arquero Iker Casillas.

El Real Madrid se acercó hoy a la final de la Copa del Rey al vencer por 1-0 en su visita al campo del Sevilla gracias a un gol espectacular del discutido Karim Benzema al comienzo del partido.

La ida de las semifinales de la Copa fue más plácida para el Real Madrid de lo que presumía, aunque para ello se benefició del genio de Benzema. Justo el día en el que Emmanuel Adebayor pasaba el reconocimiento médico para el equipo blanco, el francés reivindicó su figura con una acción de "crack".

El Sevilla preparó para el Real Madrid el peor ambiente y José Mourinho, el técnico blanco, diseñó un equipo guerrero, con el músculo en la medular que proporcionan Lass y Sami Khedira. Entregó el balón al principio y los locales pasaron a dominar.

Sin embargo, al Sevilla le cuesta crear fútbol, aunque Gregorio Manzano propusiera un equipo con futbolistas tan estéticos como Jesús Navas, Diego Perotti, Frederick Kanouté o Luis Fabiano. El problema lo tiene en el eje y por eso le cuesta generar ocasiones.

Las pizarras, los dibujos tácticos, dominaron en el inicio. Pero estas eliminatorias tan cerradas las suelen dinamitar los jugadores y esta vez el protagonismo quedó para Benzema. El francés, tan criticado, logró un gol tan espectacular como decisivo.

A los 15 minutos, tiró una pared en la zona central y se fue hacia el área contraria como una flecha. Dejó tirados a dos defensas y superó a Andrés Palop con un sutil toque de zurda para silenciar el estadio Sánchez Pizjuán. Un gol de enorme categoría.

El tanto anestesió al Sevilla y fortaleció al Real Madrid. El dibujo de Mourinho se vio optimizado con la ventaja y los blancos sólo sufrieron en el último minuto de la primera parte.

Fue entonces cuando Luis Fabiano encaró a Iker Casillas y lo superó. Disparó con el arco vacío y allí apareció Raúl Albiol para sacar el balón junto al poste. Los locales protestaron al entender que el balón traspasó la líneas, pero no pareció.

La segunda parte apenas ofreció cambios, aunque siempre dio la sensación que el Real Madrid estaba más cerca del segundo gol que su rival. El Sevilla pareció bloqueado, sin encontrar lugares para entrar en el área visitante. El Real Madrid vivió comodísismo jugando como tanto le gusta, al contraataque.

El Sevilla no tuvo prácticamente ni una oportunidad en la segunda parte. No sólo eso, sino que incluso celebró perder por la mínima porque el Real Madrid tuvo magníficas oportunidades en el último tramo del encuentro, con los locales asfixiados.

Ninguna ocasión fue tan clara como la ocurrida a 10 minutos del final, cuando Cristiano Ronaldo quebró a Palop y perdió la ocasión con el arco vacío. En segunda línea llegó Özil y estrelló el balón en un defensa cuando tenía toda la portería para él. Pocas veces se le ve al Real Madrid errar una oportunidad así.

El partido se marchó y el Real Madrid celebró un resultado valiosísimo que, sin embargo, pudo ser todavía mejor para sus intereses. La vuelta se jugará la próxima semana en el estadio Santiago Bernabéu, con casi todo a favor para los blancos.

Lo peor ocurrió al final, cuando Casillas cayó desplomado ante un objeto lanzado desde la grada. Afortunadamente, el arquero blanco se recuperó minutos después del susto.

Comentarios