Sábado 23 de Julio de 2016

Conocé el casco inteligente que mejorará la seguridad de los ciclistas

Tecnología y deporte cada vez tienen un vínculo más estrecho. Uno de los últimos ejemplos tiene como protagonista el casco, herramienta indispensable del ciclista urbano, de carretera y montaña. La empresa americana Brooklyness quiere introducir CLASSON, un casco inteligente que tiene como objetivo reducir los accidentes y minimizar las consecuencias de los que se produzcan.

Cuenta con dos cámaras que registran todo lo que ocurre alrededor del ciclista, así, si algo o alguien se acerca tanto por delante como por detrás o en los puntos ciegos, avisará con una luz situada en la visera.
 
Las luces de freno se encienden automáticamente cuando se reduce la velocidad. De esta forma, el casco avisa al resto de conductores y usuarios de la vía de los movimientos del ciclista. Lleva integrado un acelerómetro que detecta cuándo se está frenando y una luz roja se enciende en la parte posterior del casco.
 
Cuando el ciclista utilice los brazos para indicar la dirección que va a tomar, los sensores del casco leen su movimiento y activan las luces de giro a la derecha o a la izquierda. Estas luces están situadas en la parte delantera y trasera del casco, asegurando que las señales son visibles para todo el mundo. Este casco permite comunicar, anticipar los movimientos del ciclista y sobre todo, disfrutar de la experiencia de rodar en bicicleta.
 
El casco se conecta a los dispositivos móviles a través del bluetooth, cuenta con una memoria interna de 4 gigas, suficientes para almacenar imágenes en HD durante seis horas. CLASSON es compatible con todos los smartphones gracias a su aplicación. Esta app, gratuita, dispone de GPS y de funciones exclusivas para los miembros premium. Una de las características más llamativas es que se pueden recibir instrucciones sencillas en el casco sin tener que retirar la vista de la carretera.
 
El móvil, cuando está en modo navegador, envía diferentes notificaciones al casco y éste, a su vez, va activando distintas luces de dirección para marcar el camino a seguir. También muestra algunas estadísticas en el teléfono, se puede compartir la ruta en streaming y también puede grabar vídeos para luego compartirlos en las redes sociales y editarlos antes de publicarlos. Desde la aplicación se puede configurar la sensibilidad de los sensores y la intensidad de las luces, así como establecer recorridos y observar estadísticas del viaje. La batería tiene una duración aproximada de dos horas y media. El casco estará disponible en varios colores y tamaños y es resistente al agua para poder usarlo bajo la lluvia sin problemas.
 
La empresa ha puesto en marcha una campaña de crowdfunding en la plataforma de micromecenazgo Kickstarter. El objetivo es conseguir 30.000 dólares (unos 26.500 euros), para lo cual tienen un plazo de 30 días. Pero el número de inversores ha superado todas las previsiones y por ahora cuentan con más de 900 patrocinadores y una recaudación hasta el momento de 148.585 dólares. Todos los que quieran adquirirlo podrán hacerlo desde la cantidad de 99 dólares (87,70 euros). Pero para conseguir los primeros cascos CLASSON, habrá que esperar al menos hasta abril de 2017 y con un precio de unos 300 dólares (uno 270 euros).
 
Fuente: 20minutos

Comentarios