San Juan
Lunes 09 de Mayo de 2016

Conmovedor: Un caucetero encontró a su hermano que fue secuestrado en la última dictadura

Alfredo Paredes contó que en un hospital de Buenos Aires le habían dicho a sus padres que su hermanito había nacido muerto, ellos nunca lo creyeron y tras años de búsqueda se supo la verdad. Antes de fin de mes se hará el esperado reencuentro.  

Alfredo "Fredy" Paredes vive sus días más felices en su Caucete natal, donde trabaja de portero y además es un atleta reconocido en el pueblo; es que un estudio de ADN confirmó que su hermano, que supuestamente murió al nacer en plena dictadura militar, está vivo.
La familia Paredes es de Caucete, pero por un trabajo del jefe de familia emigraron a Buenos Aires, a la localidad de San Martín. Allí, el 1 de diciembre del 1976, nació Gustavo Eduardo Paredes en un hospital público. En los primeros minutos de vida el niño no presentó ningún problema, pero luego de unas horas a su mamá le comunicaron que el bebé había muerto e incluso le entregaron el cuerpo en un cajón de madera. El nosocomio nunca quiso entregar el certificado de defunción.
Según contó Fredy, sus padres nunca creyeron que el niño había muerto y su mamá les pido que lo buscaran "siempre mi mamá afirmaba que mi hermano estaba vivo, hasta cuando murió en 1988. Ella nos pidió que lo buscáramos y en el 2006 empezamos la búsqueda, antes que falleciera mi viejo en el 2008".
La hermana de Fredy dejó sus datos en el Banco Genético de la Argentina y 6 años después los contactó una joven, pero el ADN no coincidió. Luego llegó un joven, con quien había más posibilidades, por lo que se hicieron otros estudios.
En el mes de enero y en un laboratorio privado se realizó un hisopado celular para confirmar la identidad. El resultado llegó la semana pasada y confirmó que todos son "Paredes".
El hermano de Fredy que nació como Gustavo Eduardo, ahora se llama José María Vistoto y se enteró cuando era niño, que sus padres, no eran sus padres biológicos."Él se entera a los 10 años, jugando en el barrio por un amigo y su padre le terminó confesando que había sido vendido por una partera del mismo hospital donde nació. El buscó a la partera y ya estaba fallecida" afirmó.
"Ahora que confirmamos que él es mi hermano: ¿a quién enterramos en ese cajoncito?, ¿habían puesto un ladrillo?, ¿y si eran mellizos?" todas esas dudas guarda Fredy en su interior y será la justicia quien deberá aclararlo. Por lo pronto el próximo 27 de mayo y en Caucete, habrá un reencuentro, luego de 40 años, donde los hermanos Paredes se fundirán en un abrazo interminable. Inseparable.

Fuente: Info Caucete y El Sol de San Juan
 

Comentarios