País
Jueves 07 de Enero de 2016

Confirmaron un caso de dengue en Rosario de un paciente que venía de Buzios

El infectado fue un joven que había viajado a la ciudad brasileña. Hay más casos en estudio. Las autoridades sanitarias refuerzan las tareas de prevención.

La confirmación de un caso de dengue en la ciudad obligó a reforzar las tareas de prevención iniciadas con el comienzo del verano. El paciente había viajado recientemente a Buzios (Brasil), desde donde habría importado la enfermedad. Aún así, desde la Secretaría de Salud Pública municipal se reforzaron las tareas de prevención para evitar un brote de las enfermedades transmitidas por el Aedes aegypti. Hay otros casos en estudio.

La directora de Epidemiología, Analía Chumpitaz, advirtió que se relajaron algunas medidas domésticas de prevención, como la eliminación de los recipientes que contengan agua y puedan favorecer la reproducción del mosquito.

El resultado de los análisis llegó hace pocos días a las autoridades de la Secretaría de Salud del municipio. Es el primer caso de la temporada en Rosario y el paciente ya fue dado de alta. Se trata de un adulto joven que estuvo unos días internado en un sanatorio privado.

La confirmación del caso disparó las actividades de bloqueo dispuestas en el protocolo para evitar contagios que incluye, entre otras cosas, el aislamiento de la persona infectada y la fumigación de las manzanas linderas a la vivienda del paciente. Además, se reforzaron los operativos de prevención con el control de índices larvarios y las tareas de limpieza de las viviendas de reservorios de agua, conocidas como descacharrado.

Aceptable. La tarea comenzó hace tres semanas en la zona del Centro Municipal de Distrito Oeste (avenida Presidente Perón 4602). Chumpitaz destacó que los primeros índices larvarios fueron "buenos", lo que implica que, ante la aparición de casos de dengue, el riesgo de un brote se minimiza. Sin embargo "observamos un aumento de reservorios potenciales pequeños como botellas y bebederos en las viviendas", apuntó.

Los últimos brotes de dengue en la ciudad fueron en 2009 y 2010, después la necesidad de eliminar de las viviendas todos los recipientes que puedan retener agua para evitar la reproducción del Aedes dejó de sonar en todos lados y las medidas de prevención domésticas se relajaron: los patios y terrazas se llenaron nuevamente de cacharros.

En la provincia se confirmaron quince casos de dengue; todos importados, es decir, contraídos durante viajes. Por eso, con la llegada del fin de año y el mayor movimiento turístico propiciado por las fiestas y las vacaciones de verano, comenzaron a desarrollarse acciones para evitar la aparición de un brote de enfermedades transmitidas por mosquito (dengue, Zika y Chikungunya).

"Desde Salud Pública estamos preparados para dar una respuesta inmediata. Tenemos laboratorios que permiten dar diagnóstico en seis horas, un área de vectores integrada a las áreas sanitarias; lo que necesitamos es que la gente tome conciencia de mantener también algunas medidas preventivas", remarcó Chumpitaz.

Para esto, alcanza con limpiar la casa de envases, baldes o recipientes que contengan agua y, cuando se viaja, usar repelente contra mosquitos. 

En la terminal. A las acciones relacionadas con los monitoreos de larvas y reservorios en distintas zonas de la ciudad se suman también intervenciones en la Terminal de Omnibus Mariano Moreno y en el Aeropuerto Internacional Islas Malvinas. En la estación de colectivos se entrega material informativo en las ventanillas de venta de pasajes y la misma campaña se realiza en la terminal aérea.

Además, una vez por semana, se fumigará la zona cercana a la Terminal de Omnibus para reducir la presencia de vectores. Chumpitaz aclaró que por ahora se fumigarán sólo zonas puntuales, "como la estación o las nueve cuadras alrededor de las viviendas donde se registre un caso de dengue. No hacemos fumigaciones masivas porque sostenemos que pueden crear resistencia en los mosquitos, por eso sólo se emplean en casos de brote". (La Capital). 

Comentarios