Mundo
Martes 24 de Noviembre de 2015

Confirmaron que el agujero de la capa de ozono es el cuarto más grande de la historia

Alcanza los 27,8 millones de metros cuadrados y afecta a la región patagónica, lugar donde los rayos solares dañan la piel tanto como en enero en Buenos Aires.

El agujero de la capa de ozono sobre la Antártida es el cuarto más grande de la historia, informó ayer la Agencia Meteorológica de Japón (JMA).

El organismo indicó que el agujero que aparece cada año entre agosto y diciembre debido al efecto de los clorofluorocarbonos (CFC) y otros gases nocivos alcanzó los 27,8 millones de metros cuadrados días pasados, según datos obtenidos por satélites estadounidenses.

La agencia nipona aseguró que es el cuarto mayor tamaño registrado desde que comenzaron las mediciones en 1979 y atribuyó esa expansión, la mayor durante un mes de octubre, en parte a las bajas temperaturas registradas en la estratosfera.

Un estudio elaborado el año pasado por 300 científicos y avalado por la Organización Mundial de la Meteorología (OMM) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) asegura que la destrucción de la capa de ozono está disminuyendo y que este escudo natural de la Tierra que bloquea los rayos ultravioleta (dañinos para la piel y los ojos) podría recuperarse a mediados de este siglo.

Esto sería posible si se siguen aplicando las restricciones a los productos que la destruyen, como los que contienen clorofluorocarbonos, presentes en algunos aerosoles.

Los investigadores coinciden en que la reducción de emisiones es clave para asegurar la salud del planeta a largo plazo. Incluso aunque se consiguiera bajar la radiación solar, mantener las emisiones sería fatal a la larga y estas medidas sólo servirían como solución rápida temporal para ganar tiempo.

SMN. El Servicio Meteorológico Nacional argentino (SMN) alertó días pasados que en el país "en noviembre se alcancen índices máximos de radiación UV del orden de 12, que corresponden, según la escala internacional, a alerta violeta o extrema", y advirtió que el fenómeno afecta "prácticamente a toda la Patagonia, siendo más intenso en la región sur de Santa Cruz y Tierra del Fuego".

Estos niveles tan altos de radiación conllevan valores que se encuentran por ejemplo en Buenos Aires en pleno verano.

Así, pese a que las temperaturas no sean altas, el SMN recomendó a los habitantes de la Patagonia usar protección solar, gorros y anteojos de sol.

Para el SMN, "el agujero de ozono del 2015 es uno de los más grandes de la historia, el vórtice polar aún hoy alcanza una extensión de aproximadamente 18 millones de kilómetros cuadrados, bien por encima del promedio, alcanzando un pico de unos 27 millones de kilómetros cuadrados en los primeros días de octubre. La recuperación total de los valores de ozono se estima para más allá de mediados diciembre", detalló el servicio horas antes de que lo haga la agencia meteorológica de Japón.

El meteorólogo holandés Bas Mijling dijo a la agencia Telam que el agujero de ozono "se forma cada año (de septiembre a noviembre) alrededor del polo sur. No es exactamente un agujero, es más una zona con niveles de ozono muy bajo. Por la dinámica atmosférica, el tamaño y la forma cambia diariamente", explicó.

Así, pese a que las temperaturas no sean altas, el SMN recomendó a los habitantes de la Patagonia usar protección solar, gorros y anteojos de sol.

Un informe del SMN indicó que aunque la concentración de sustancias que destruyen el ozono se ha reducido en un nueve por ciento respecto a los valores máximos alcanzados en el 2000, los compuestos restantes y otras sustancias tienen aun un gran impacto sobre el ozono antártico, ya que pueden permanecer en la atmósfera por más de 50 años.

Respecto de la posibilidad de recuperar los valores de la década de 1980, se estima que podría ocurrir "alrededor del 2060-2070", aunque es sólo una "suposición", ya que hay otros factores que contribuyen a la destrucción del ozono.

Cumbre

El 30 de noviembre, representantes de 200 países procurarán alcanzar un nuevo acuerdo climático en París que, por primera vez, incluiría reducir emisiones de carbono en países en desarrollo. El objetivo de la cumbre es evitar que la temperatura planetaria aumente más de dos grados por encima del nivel de la época pre-industrial.

Comentarios