Mundo
Jueves 09 de Abril de 2015

¿Cómo sobrevivir a una noche de tacos altos?

Lo más aconsejable para evitar cualquier problema, es prevenir esas circunstancias. En la elección del calzado adecuado puede estar el comienzo de la solución.

Los tacos altos son la pasión de muchas mujeres. Estilizan la estampa, ayudan a que las piernas se vean más largas, permiten que la ropa se luzca más y, como si esto fuera poco, te ayudan a sentirte más segura.

El problema se presenta cuando hay que llevarlos por varias horas y ni hablar si, además, tenés que bailar o estar mucho tiempo parada. En esos momentos comienzan a aparecer los dolores. ¡Tan cómodos que parecían al probarlos en la zapatería y ahora te das cuenta de que te hacen doler!

Lo que pasa es que nuestro pie no está diseñado para ellos. De hecho, cuando nos subimos a los tacos altos -digamos de unos 10 cm- el 90% de nuestro peso recae  sobre el metatarso. No por nada Christian Louboutin se refirió a ellos como "un doloroso placer". 

Más allá de todo lo contraindicados que puedan estar para la salud del pie, las mujeres los seguiremos usando.

¿Cómo hacer entonces para poder minimizar las molestias y disfrutar de una velada desde las alturas? Aquí algunos tips para que tengas en cuenta:

1. En la zapatería

Cuando te estés probando los zapatos prestá especial atención a cómo los sentís. Probate los dos pies -acordate que son distintos y puede que un zapato te moleste y el otro no-.
Caminá por la zapatería, descansá un rato y volvé a caminarlos, una y otra vez. Nadie te apura.

2.  Si sentís alguna molestia, no los compres

Si llegaras a sentir cualquier pequeña incomodidad, no los compres. Si, por más que mueras por ellos, no los compres, lo que ahora parece ser nada se multiplica por 100 cuando los llevás puestos por horas. Además, tené en cuenta que el pie se hincha al estar encerrado en el zapato así que, lo que originalmente parecía ser una molestia menor, se puede transformar en un infierno.

3. Spray a base de mentol

Este tipo de spray puede ayudar a disminuir la sensación de ardor y dolor y asegurarte una hora más de baile.

4. Plantillas

Las plantillas de gel, además de muy cómodas, son un buen amortiguador para la parte delantera del pie. Pero cuidado, pueden hacer que el el zapato te apriete más.

5. Una vez en la fiesta, ¡no te los saques!

Algo que suele verse con mucha frecuencia si se espía por debajo de las mesas: las mujeres sacándose los zapatos. ¡Qué gran descanso! Pero no, ¡no conviene! Volver a calzar los pies hinchados es peor y, si lo hacés mientras estás bailando, puede llegar a ser terrible.

6. ¡Al freezer!

No lo hemos probado pero ¡dicen que funciona! Si ya te compraste esos zapatos que te salieron una fortuna y no los tolerás por más de una hora, no perdés nada con probar esto. Se trata de tomar dos bolsas de plástico, llenarlas con agua y meterlas dentro de tus zapatos para luego colocarlos en el freezer. Cuando el agua se congele, estirará el cuero para dejar que tus pies estén más cómodos y frescos.

7. Plan B

Por las dudas de que ninguna de estas estrategias te resulta suficiente, procurá llevar siempre un plan B en tu bolso. Llevate unas chatitas o unos tacos no tan altos -los de 5 cm también quedan muy bien- ¡y disfrutá de la noche!

Primera Fila

Comentarios