País
Martes 05 de Abril de 2016

Comienza el juicio por el violento ataque contra dos periodistas de Canal 7 de Mendoza

Julián Chabert y el camarógrafo Raúl Zalazar cubrían una inspección que la Secretaría de Trabajo hacía en una finca de Los Corralitos a raíz de denuncias de explotación laboral

El martes comenzará el juicio a Horacio y Antonio Isgró –padre e hijo– por el violento ataque a dos periodistas de Canal 7 de Mendoza en el 2011, cuando fueron a cubrir una nota ante denuncias de explotación laboral en una finca de Los Corralitos, Guaymallén.
El periodista Julián Chabert y el camarógrafo Raúl Zalazar fueron encerrados, desnudados y amenazados con armas de fuego por el propietario, Horacio Isgró, y su hijo Antonio, quienes ahora deberán afrontar el enjuiciamiento en la Tercera Cámara del Crimen, integrada por Eduardo Martearena, Laura Guajardo y Diego Lusverti.
La carátula es Fiscal contra Isgró Caprioli, Horacio José/e Isgró Mesquida Antonio. A Horacio lo acusaron de robo agravado con arma de fuego en concurso real con privación ilegítima de la libertad agravada, mientras Antonio deberá responder por robo agravado con uso de arma impropia.
En aquella ocasión, antes de que llegara la policía, los agresores les destruyeron a los periodistas la cámara filmadora con la que trabajaban y les quitaron la filmación y algunas pertenencias. Además, Horacio Isgró efectuó 3 disparos.
Pormenores
Chabert y Zalazar fueron el día 30 de diciembre del 2011 hasta la finca Isgró, una conocida propiedad ubicada en el callejón Carrasco y ruta 20 del distrito Los Corralitos, en Guaymallén, para cubrir una denuncia acerca de que allí había trabajadores golondrina en condiciones de hacinamiento.
“Vino el propietario con un arma en la mano diciendo ‘qué hacen acá, qué hacen en mi propiedad, ustedes son los que filmaron ayer, ustedes tienen que calmarse, hijos de puta, yo los voy a matar’”, relató Chabert a sus colegas después de sucedido el hecho. Al ser amenazados, Chabert llamó a la policía para contar lo que estaba sucediendo, pero el dueño del lugar le quitó el celular. Sin embargo, la llamada nunca se cortó y personal del CEO (Centro Estratégico de Operaciones) grabó toda la situación.
Esa comunicación se hizo a las 9.45, y según el registro del CEO, el primer móvil de la Comisaría 58 de Los Corralitos llegó a las 9.51.
De ese modo es que la policía cuenta con algo más de seis minutos de grabación con las amenazas y agresiones que sufrieron ambos trabajadores de prensa durante el hecho.
Chabert relató en ese entonces: ”Me sacó el micrófono a mí y la cámara a Zalazar. Yo le advertí al camarógrafo que el dueño de la finca estaba muy sacado. Pero lo peor estaba por llegar, porque apareció el hijo, Antonio, aún más enojado, quien siguió amenazándonos y exigiéndonos que nos desnudáramos”. Y agregó: “Nosotros le dijimos que no, tratamos de hablar, pero fue imposible. Nos tuvimos que desnudar, nos pidió los documentos y nos sacó los celulares. Luego le dieron un disparo a la nuestra filmadora y el hijo, con una barreta grandota, empezó a pegarle al camarógrafo en las piernas. A todo esto, estábamos encerrados en una habitación”.
El periodista declaró también que una mujer de la comunidad boliviana presenció todo lo que estaba ocurriendo, ya que estaba encerrada con ellos.
“Después me empezó a pegar con el fierro a mí hasta que se calmó y nos dejó encerrados. Luego Horacio Isgró dijo ‘yo a este lo voy a matar. Estos no salen de acá. Sólo estaba con nosotros esta mujer con niños. No había más gente’”.
Al lugar también llegaron la Policía Científica y la fiscal especial Claudia Ríos Ortiz, quien estuvo acompañada por el juez de Garantías Aníbal Crivelli. Fue entonces que los agresores quedaron detenidos y trasladados a Contraventores. No se ha encontrado el arma con la que amenazaron a los periodistas. Según las víctimas, se trataría de una pistola “similar a la de los policías”. Tampoco apareció la filmación de la cámara y algunas pertenencias de los trabajadores televisivos. Los 2 detenidos quedaron a disposición de la Justicia e imputados. Posteriormente recobraron la libertad a la espera del juicio que ahora se ventilará. (Fuente Diario Uno). 

Comentarios