Mundo
Jueves 07 de Enero de 2016

Combate la disfunción eréctil y hace efecto durante 36 horas

La disfunción eréctil (DE) es la incapacidad para alcanzar o mantener una erección adecuada para un desempeño sexual satisfactorio. La mayor parte de los sujetos que acuden a una consulta son tratados por médicos generalistas.

Cabe destacar que la DE puede ser consecuencia de ciertos factores de riesgo como la hipertensión arterial y la diabetes. Asimismo, quienes padecen diabetes se caracterizan por mayores índices de DE en relación con la población general, con una prevalencia que se incrementa en función de la edad y de la duración de la enfermedad.
 
El doctor Néstor Oscar Katz (MN 89142) es urólogo y sexólogo clínico y explicó que "los inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 (PDE5) como el sildenafil, el vardenafil y el tadalafilo, constituyen el tratamiento más frecuente para la DE, dado que se trata de fármacos eficaces, seguros y bien tolerados", aunque resaltó que "se estima que sólo el 10% de los varones afectados realiza una consulta médica en búsqueda de tratamiento, mientras que entre el 30% y el 60% de los pacientes que sí lo hacen abandonan el tratamiento propuesto".
 
"Si bien el más conocido de los mencionados es el sildenafil, el tadalafilo demostró una mayor duración del período de respuesta, permitiendo que el paciente elija, durante el lapso de 36 horas, los momentos ideales para mantener una relación sexual exitosa y satisfactoria", destacó el especialista, quien entre las ventajas del nuevo fármaco enumeró:
 
1- Su efectividad tiene una duración de 36 horas
 
2- Incrementa su acción ante los estímulos eróticos
 
3- Su performance no se ve modificada por la ingesta de ningún tipo de alimentos
 
4- Comienza a actuar a los 30 minutos, pero su mayor acción la hace aproximadamente a partir de las dos horas de haberlo ingerido
 
5- Es apto para pacientes diabéticos o hipertensos
 
"En ensayos clínicos los varones con disfunción eréctil tuvieron mayor confianza en sí mismos, con la espontaneidad sexual más alta y menos preocupaciones temporales relacionadas con los encuentros sexuales cuando fueron tratados con tadalafilo en comparación con el sildenafil. Esto explica por qué más varones (71%) prefieren tadalafilo para el tratamiento de la disfunción eréctil", refirió Katz.
 
Tras explicar que "el tadalafilo es un inhibidor de la enzima fosfodiesterasa tipo 5 que, al impedir que dicha enzima degrade a la gmpcíclica (que produce la liberación de óxido nítrico y la consiguiente vasodilatación en los cuerpos cavernosos del pene) permite conseguir erecciones con mayor firmeza y duración, evitando la pérdida de la rigidez que tanto angustia a los pacientes", el especialista asgregó que "también está indicado en el tratamiento de la hiperplasia prostática benigna (HPB)".
 
Cabe destacar que siempre se debe consultar a un profesional y no abordar ninguno de estos tratamientos por decisión propia.
 
La disfunción eréctil: orgánica y psicogénica
 
Sobre el tema, el ex presidente de la Sociedad Argentina de Urología, doctor Osvaldo Mazza, explicó que la DE puede ser "orgánica o psicogénica", y que "el hombre con respecto a su sexualidad es muy frágil en cuanto a su psiquismo".
 
El prestigioso urólogo y Jefe del Servicio de Urología de los hospitales de Clínicas y Alemán brindó una charla sobre su extensa experiencia clínica. "El amor y el sexo es lo que moviliza al hombre. Hace que el hombre busque el poder, busque el dinero, para conseguir el sexo", inició el experto.
 
"El sexo requiere erección", prosiguió, pero resaltó que la importancia de la erección también se funda en que "el pene tiene en su interior circulando sangre venosa con muy poco oxígeno y sólo se puede oxigenar cuando el individuo erecta".
 
El urólogo definió a la DE como la "incapacidad de alcanzar y mantener una suficiente erección peneana para permitir un desempeño sexual satisfactorio, persistente o recurrente por al menos tres meses".
 
"Disfunción eréctil define la naturaleza de la disfunción sexual más precisamente que ’impotencia’", dijo, pero consideró que "aunque se dice que la palabra ’impotencia’ estigmatiza, creo que en realidad lo que estigmatiza es la enfermedad, no la denominación".
 
El médico explicó que la DE se clasifica "en orgánica o psicogénica", y resaltó que "lo psicogénico tiene mucho peso, porque el hombre con respecto a su sexualidad es muy frágil en cuanto a su psiquismo, basta con sentirse humillado para ser estigmatizado de por vida".
 
Con respecto a lo orgánico, el especialista, quien también se desempeña como Jefe de la Cátedra de Urología de la UBA, enumeró los factores de riesgos como "la hipertensión, la diabetes, las hiperlipidemias, el tabaquismo, el colesterol, los problemas circulatorios, los tratamientos pelvianos o perineales, la irradiación pelviana y un sinfín de causas que pueden afectar la erección".
 
Para su tratamiento existen diferentes tipos de inhibidores de la fosfodiesterasa 5, enzima que desactiva al vasodilatador óxido nítrico encargado de producir la erección, entre los cuales se encuentra el tadalafilo.
 
"Hoy tenemos gracias al tadalafilo, una molécula que nos permite mantener relaciones espontáneas y satisfactorias", afirmó Mazza, y agregó: "esta inhibición prolonga el periodo de la erección y lo hace más intenso. Esa puede ser la diferencia entre la potencia y la impotencia".
 
Fuente: infobae

Comentarios