Mundo
Viernes 24 de Julio de 2015

Colombia lanzó una campaña para corregir los errores ortográficos en los tatuajes

Un organismo que depende del ministerio de Cultura busca que las personas tatuadas tengan la posibilidad de arreglar la falta que quedó grabada en sus pieles.

Tatuarse "Dios Vendice mi familia" podrá dejar de ser una buena intención mal escrita gracias a un curiosa campaña del Instituto Caro y Cuervo de Colombia, vinculado al ministerio de Cultura, que busca promover la corrección de las faltas ortográficas de los tatuajes a través de las redes sociales.
La iniciativa, que se llevará a cabo el próximo mes de septiembre promocionada con la etiqueta #caroycuervoink, hace parte del Cuarto Festival de la Palabra que organiza el instituto.
La idea, promovida a través de Twitter, es que las personas envíen fotografías de tatuajes que tengan errores y horrores ortográficos o de redacción al correo caroycuervoink@gmail.com, y a cambio podrán tener la oportunidad que expertos tatuadores corrijan el error.
Frases como: "La vida no es fasil" o "ai vamos", dejarán de ser elementos vergonzosos para los portadores de grabaciones corporales, que recuperarán el orgullo con el que originalmente fueron inspirados.
El Instituto Caro y Cuervo, dedicado a promover la investigación científica en los campos de la filología, la lingüística, los estudios literarios, y la historia cultural, fue creado en 1942 y está adscrito al Ministerio de la Cultura de Colombia.
La entidad debe su nombre a dos ilustres intelectuales colombianos del siglo XIX: Miguel Antonio Caro y Rufino José Cuervo, cuyas obras sobre el español americano son ampliamente conocidas y respetadas por la comunidad científica internacional.
Perfil

Comentarios