País
Sábado 04 de Julio de 2015

Cigarrillos: planean reflotar un proyecto para desalentar su consumo

El Senado aprobó una iniciativa que prohíbe a los comercios exhibir productos elaborados con tabaco. La media sanción se obtuvo en 2014. Ahora, Diputados estaría dispuesto a tratarlo después del receso invernal.

Julián Vinacour / vinacour.julian@diariouno.net.ar
Mientras 8 de cada 10 argentinos están a favor de aumentar el valor de los cigarrillos para desalentar el consumo de tabaco, en la Legislatura mendocina duermen dos proyectos de ley que proponen las mismas medidas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) para reducir el consumo.
En diciembre de 2012 se trató en la Cámara de Diputados una iniciativa ideada por Jorge Tanús (PJ) que proponía un gravamen del 100% sobre el atado de puchos, lo que duplicaría su valor. En aquella ocasión la iniciativa quedó cajoneada y, según explican los legisladores, un nuevo tratamiento sólo depende de la voluntad política, aunque no hay ningún atisbo que indique esa intención.    
 Otro aspecto para reducir el consumo es prohibir su publicidad en los quioscos. La OMS también insiste en este sentido.  
Para la Legislatura esto tampoco es nuevo: en octubre de 2014, el Senado aprobó el proyecto del radical Armando Camerucci que prohíbe a los comercios de Mendoza exhibir cigarrillos, productos elaborados con tabaco y todo tipo de accesorio para su consumo.
Sin embargo, la iniciativa reposa en Diputados a la espera de obtener media sanción para transformarse en ley.
“Hablé con los diputados de todos los partidos, del mío incluso, y hay presión de las tabacaleras para que no se apruebe. Primero me dijeron que lo iban a sacar inmediatamente, pero hablaron con las tabacaleras y los quiosqueros y se frenó”, disparó Camerucci.
Luego de medio año del desembarco del proyecto en la Cámara Baja, es imposible aventurar una fecha para su tratamiento. No obstante, algunos legisladores deslizaron la posibilidad de discutirlo luego del receso invernal.  
Dos pilares básicos
Sobre el proyecto para prohibir la publicidad de tabaco en locales mendocinos­ –uno de los dos que están frenados en la Legislatura– para menguar el consumo, Camerucci explicó que “existen dos pilares fundamentales que marca la OMS: elevar el precio y prohibir la publicidad. En Argentina, solamente Santa Fe tiene implementada la segunda medida”.
“Podría tratarse inmediatamente después del receso. Estamos totalmente de acuerdo, de parte mía y del bloque, con la prohibición de la publicidad de cigarrillos”, prometió Rómulo Leonardi, diputado por el Partido Demócrata.
“Estoy de acuerdo con el proyecto de Camerucci”, dijo Jorge Tanús, presidente de la Cámara de Diputados.
Cecilia Soria, diputada del FIT, recalcó: “En su momento se discutió, pero últimamente no se habló, al menos en las comisiones en las que estoy. Personalmente estaríamos de acuerdo con prohibir la publicidad pero nos parece insuficiente porque el problema son las sustancias con las que elaboran los cigarrillos estas grandes empresas”.   
“El que quiera el vicio que pague”
“Para poder aplicar esa sobretasa provincial, al igual que países desarrollados como Estados Unidos y Nueva Zelanda, hace falta que la UCR nos dé el aval. Ese dinero obtenido de los impuestos se destinaría el 42% para el Ministerio de Salud, el 42% para el de Deporte y el 16% a los quiosqueros como incentivo para vender en blanco, ya que la posibilidad de instalar un mercado clandestino fue la principal objeción”, señaló Tanús.
Al mismo tiempo, el presidente de la Cámara Baja enfatizó que “el 16% del presupuesto de salud nacional se va en enfermedades respiratorias que pagamos todos los argentinos. Lo más justo sería que el que quiera tener el vicio pague más”.
El lobby llegó a la Casa de las Leyes 
 “La queja de los quiosqueros está basada en que ellos dejarían de ganar. Ratificando mis fundamentos, que eso produce una baja en el consumo de lo que la industria llama el fumador sustituto en las nuevas generaciones que ingresan al mundo del trabajo”, marcó el senador Armando Camerucci (UCR). “El lobby existió como en todos los casos que tocan los intereses económicos. Las tabacaleras se presentaron en la Legislatura cuando se conoció la propuesta”, dijo Cecilia Soria (FIT).
►684 muertes por hora es el saldo que deja el tabaquismo en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que se mueren por año alrededor de 6 millones de personas, de las cuales 600 mil no son fumadoras. Si no se interviene, hacia el 2030, advierten, serán 8 millones por año.
Pidieron un estudio para demostrar que no existen los fumadores pasivos. Se hizo en los ’90. En Argentina, las tabacaleras les pagaron en los ’90 a tres prestigiosos médicos –entre ellos Carlos Benjamín Álvarez– para negar que el humo de tabaco afecta a los no fumadores, algo que hoy sería imposible de sostener.
►Entre los argentinos, 8 de cada 10 opina que hay que subir el precio.  Se conoció a través de una encuesta hecha por la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) Argentina que el 83,6% de la población argentina está de acuerdo con subir los impuestos a los cigarrillos para desalentar el consumo, algo en lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) insiste. El relevamiento se hizo a 1.900 personas en la ciudad y la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Mendoza y Tucumán. El apoyo entre los fumadores es del 78%, aunque el precio descendió en términos relativos desde 2005, porque aumentó por debajo de la inflación. Otro dato que se desprende del estudio es que Latinoamérica destina más de 33 mil millones de dólares al año para los tratamientos en los hospitales públicos de las enfermedades provocadas por el tabaquismo.

 

Comentarios