Ovación
Miércoles 20 de Abril de 2016

Chau, chau, chauuu: San Lorenzo se despidió de la Copa Libertadores

Empataron 1 a 1 en el Nuevo Gasómetro. José Cevallos y Ezequiel Ávila marcaron los goles. Ambos equipos quedaron eliminados.

San Lorenzo se despidió de la Copa Libertadores con la cabeza puesta en el campeonato doméstico. Un puñado de fanáticos se acercó al Pedro Bidegain para ver el último partido delCiclón en el certamen internacional ante Liga de Quito, otro equipo que llegó al compromiso eliminado.
Como el encuentro careció de emociones y sentido, la motivación de los protagonistas tuvo un nivel similar a los amistosos de pretemporada. El juego previsible favoreció al conjunto ecuatoriano, que pudo abrir el marcador luego de un grosero error de Pedro Franco. El central perdió la pelota en la medialuna del área y le permitió a Brahian Alemán habilitar a DiegoMorales, quien no supo resolver la acción ante la apresurada salida de Nicolás Navarro. La ausencia de presión provocó la distención en ambos entrenadores.
La superioridad del elenco comandado por Álvaro Gutiérrez era tan perceptible que en el amanecer del complemento la visita consiguió ponerse en ventaja. A la salida de un lateral, la desconcentrada defensa azulgrana se descompensó por la sociedad compuesta por JairoPadilla Folleco y José Cevallos, y el volante de Guayaquil festejó el 1 a 0. El roce en el argentino no modificó el destino de la resolución del goleador.
El golpe recibido hizo que el combinado de Pablo Guede apueste por la vía aérea para. Una herramienta que abusó de la confianza de Mauro Matos. En lugar de intentar con las triangulaciones de Leandro Romagnoli, Pablo Barrientos y Germán Berterame, el Cuervoabuso de pelotazos a las espaldas de los centrales.
Por lo tanto, Liga de Quito pudo ampliar la diferencia a través de los balones detenidos. Los tiros libres y córners ejecutados por el uruguayo exigieron al arquero con pasado en Nápoli, quien intervino de palo a palo para evitar que los ecuatorianos liquiden el pleito. La pálida imagen que dejó el Ciclón fue proporcional a su participación en el torneo.
Más allá del empate que consiguió Ezequiel Ábila, los porteños quedaron en deuda, ya que es la segunda vez consecutiva que se despidieron de la competición en la fase de grupos. Lo único rescatable fue el circuito ofensivo compuesto por el Pipi, el Pitu y el reemplazante de Berteramecuando se terminaba el espectáculo.
Tal como le ocurrió a la selección italiana, luego de coronarse en el Mundial de Alemania y ser eliminado de forma prematura en Sudáfrica y Brasil, el campeón de la Libertadores de la edición 2014 no consiguió avanzar a los octavos de final en sus siguientes participaciones. El consuelo estará en el ámbito local.

Comentarios