Policiales
Domingo 17 de Abril de 2016

Cayó el jefe de la barra de Independiente por un doble homicidio

"El loquillo" se encontraba comiendo una picada en la puerta de un local nocturno ubicado en un bar nocturno de Santa Fe, en compañía del jefe de la barra brava de Colón.

Efectivos de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) detuvo ayer a la mañana en la ciudad de Santa Fe al jefe de la barra brava de Independiente de Avellaneda, apodado “Loquillo” y de 39 años, sobre quien pesaba un pedido de captura de la Justicia bonaerense por un doble homicidio.

Según fuentes de la TOE, César “El loquillo” R. se encontraba en la puerta de un local nocturno ubicado en un bar nocturno de San Jerónimo al 2800, en pleno centro de la capital provincial, en compañía del jefe de la barra brava de Colón y una veintena de hombres compartiendo cervezas y picadas.
En ese marco, y cuando agentes de la TOE realizaban patrullajes preventivos, divisaron al grupo que a esa hora de la madrugada ya estaba en estado de ebriedad y gritando a más no poder. Cuando los efectivos policiales se acercaron a chequear al grupo, uno de ellos salió corriendo para evitar ser requisado. No obstante, ese hombre fue alcanzado por personal policial y detenido, comprobándose que era “El loquillo”.

¿Quién es? Una vez constatados sus datos y llevado a la comisaría de la zona, los pesquisas establecieron que “Loquillo” tenía pedido de captura desde el 1º de marzo de este año por estar presuntamente vinculado al crimen de Fabián “El animal” Guzmán y de su pequeña hija de 3 años, ocurrido en febrero pasado en Quilmes y en el marco de una confrontación con la hinchada de ese club del sur del Gran Buenos Aires del cual la víctima era líder de la barra.

César R. quedó a disposición del juez penal de Santa Fe, Jorge Patrizzi, y en las próximas horas será trasladado a Buenos Aires quedando a cargo el juzgado de Garantías de Quilmes donde se investiga el crimen de Guzmán.

Brutal ataque. Alrededor de las 15 del 1º de marzo, “El animal” Guzmán fue atacado cuando se encontraba cerca de su casa de la villa Itatí, en Quilmes Oeste. Fueron dos hombres que circulaban a bordo de una moto y que le dispararon varias veces con pistolas calibre 9 milímetros mientras tenía en sus brazos a su pequeña hija Mía, de 3 años, que también fue alcanzada por los proyectiles y falleció en el acto.

Según fuentes oficiales, los criminales pasaron en una moto Tornado negra y le dispararon a quemarropa para darse rápidamente a la fuga. Guzmán, dijeron los pesquisas, formaba parte de la barra brava de Quilmes y trabajaba desde hace 10 años en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, donde era delegado de UPCN.

Según periódicos quilmeños, Guzmán era conocido por realizar fuertes campañas contra la venta de drogas en la zona de villa Itatí y por eso se especuló que los atacantes de Guzmán podrían integrar la banda de César “El loquillo” R., jefe de la barra brava de Independiente de Avellaneda apresado ayer en Santa Fe, quien manejaba el negocio de la venta de estupefacientes en la zona.

El velatorio de Guzmán se hizo en el mismo estadio de Quilmes, club presidido por el ex jefe de Gabinete nacional Aníbal Fernández. (La Capital). 

Comentarios