Policiales
Martes 12 de Abril de 2016

Caso Camilia: Alejandra Ríos aseguró que vivió una vida de violencia y maltrato al lado de Pedro Oris

Después de que un psiquiatra definiera a la madre de la niña como una mujer "sádica" y que no tuvo límites para ejercer violencia sobre la menor, en la tarde la madre de la nena declaró y aseguró, una vez más, que ambas fueron víctimas de este hombre que, además, es el padre de su segunda hija.  

Con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada por momentos, Alejandra Ríos declaró por 50 minutos ante el tribunal que la juzga para determinar si es una de las responsables de casi matar a golpes a su hija Camila Brusotti.
Antes de que Ríos declarara, el fiscal pidió que su ex pareja, Pedro Oris, saliera de la Sala. Fue entonces que la mamá de Camila se sentó frente a los jueces. La declaración comenzó con su relato y luego las autoridades le realizaron algunas preguntas.
La mujer contó que se separó de Javier Brusotti, el papá de Camila, porque él le fue infiel por segunda vez. Tuvieron 9 años de matrimonio.  
Luego en agosto del año 2012 forma una nueva familia con Pedro Oris. Ríos aseguró que para marzo de 2013 "el señor Oris" comienza a mostrar su costado violento y empieza a celarla todo el tiempo con su ex marido y papá biológico de Camila.
Ríos aseguró que Oris llegó a ahorcarla hasta dejarla inconciente por la falta de aire, que este hombre tenía una pistola con una bala para ella y otra para Camila, además aseguró que le apoyó el arma en la panza cuando estaba embarazada de su segunda hija. 
Esta violencia no sólo se limitó a los golpes, sino que también llegó a la intimidad. "Todas las noches debía tener sexo con él y en las mañanas, sexo oral", aseguró la mujer.  
Siempre según relató Alejandra, ella y su nueva pareja se fueron a vivir a Santa Lucía. "En ese momento el señor Oris no tenía trabajo", aseguró la mujer.
Mientras tanto, ella trabajaba como docente y contó que su pareja le pidió que le diera la tarjeta del cajero, es decir que el hombre manejaba el dinero de su mujer. Además pidieron un préstamo para una vivienda mejor "mi papá todavia está pagando el préstamo", aseguró Ríos. 
Sobre el por qué no denunció los golpes y abusos, Ríos aseguró que Oris la había amenazado de muerte a ella a Camila y hasta a su mamá. 
Qué pasó el día del ataque a Camila
"El viernes 25 de octubre, luego de un jueves violento. Cuando él volvió con Camila (Ríos aseguró que Camilia había ido al campo a ver los animales con Oris)  no tenía su ropa puesta. No era de la nena.
"Y ahí me dijo que Camila se había caído del caballo, que la ropa era de la casera", aseguró la mujer. Al parecer, según el relato de Ríos, "en ese momento (Oris) empezó a asfixiarme, perdí el conocimiento", aseguró y agregó que el le dijo "reacciona perra me dijo".
"El presionaba el arma en mi panza, yo sentía que tocaba mi bebé (Ríos estaba embarazada de la hija de Oris) y yo le pedí que no disparara, ahí llegó Camila y él se detuvo", contó la mujer. 
Luego Ríos contó que se recostó y que Oris le pidió la cena "me levanté y les di la cena. Vi un trapo con sangre en la cocina, y me dijo que Camila se había cortado. Ella tenía vendada la mano izquierda. Yo quise llevarla al hospital y no me dejó". 
Al día siguiente ni la niña ni ella fueron al colegio, Ríos aseguró que a eso de las 16 la niña se levantó y fue con su padre a "ver los animales", luego el hombre y la niña salieron y la mujer aseguró que ella no fue porque tenía un embarazo de riesgo. 
Luego Ríos aseguró que Oris volvió a la casa con la niña en brazos, que ella estaba "rígida" y en ese momento llamaron a la ambulancia. La niña estaba semisentada, no podía respirar bien y no movía el costado izquierdo. "Nunca imaginé la gravedad que tenía", aseguró esta madre. 
Al llegar al sanatorio, la niña entró a Quirófano y, según contó Ríos, su pareja Oris la amenazó a muerte para que se calmara porque corría riesgo la vida de su bebé. 
Una vez que la niña recibió las primeras atenciones los médicos le informaron la "gravedad de las secuelas para toda la vida". "Cuando la sacaron del quirófano ya no era mi Cami", aseguró la mujer ahogando el llanto y agregó: "cuando entré le tomé la mano y me puse a llorar", contó la madre de la pequeña Camila.
Sobre la internación en el sanatorio, la mujer contó que allí los médicos tuvieron un trato muy descortés con ella, como pretendiendo justificar su poca cercanía para con la niña. 
Cuando terminó de declarar, pocos minutos después de las 20, Alejandra Ríos se largó a llorar como nunca antes lo había hecho en esta causa. 

Agravante para Oris
Hoy, a pedido el fiscal pidió una nueva calificación para Oris y le incorpora un agravente por el vínculo que él tenía con la pequeña ya que era su padrastro. 
Para la semana que viene se espera que declaren las ex mujeres de Oris, estos testimonios fueron solicitados por la defensa de Alajendra Ríos, como una forma de reforzar la estretegia de la defensa que plantea que Oris es un violentó y el único autor del ataque en el que casi matan a Camila. 

 

Comentarios