Canonización del Cura Brochero
Domingo 16 de Octubre de 2016

Camila, la niña sanjuanina que inspiró un milagro en el Cura Brochero

Esta es, brevemente, la historia de una espantosa situación gestada en una vivienda que guardó lágrimas, gritos y llantos en sus paredes. Así sucedió el milagro que santificó a Brochero.

La tarde del 30 de octubre de 2013 se convirtió en un momento crucial para la vida de Camila Brusotti. La pequeña había llegado con pocos signos de vida, golpeada, con lesiones graves e inconscientes a la guardia del Cimyn. Llegó en brazos de su madre, Alejandra Ríos quien le confesaba a los médicos que la nena "se había caído del caballo" y por eso su estado crítico.

Pero los médicos que asistieron a Camila, no le creyeron. Ese día, a las 13.30, un llamado anónimo llegó a la redacción de sanjuan8.com alertando sobre lo ocurrido. La situación de gravedad de la pequeña había conmovido a todos y, alguien decidió ayudar haciendo trascender el caso.
Por esas horas, Camila Brusotti luchaba por su vida mientras un equipo de noticias se dirigía al lugar para tomar contacto con las autoridades y con la madre de la menor, para que contase qué había ocurrido. La mujer seguía con su versión de la caída del caballo y agregó un detalle. Que ella no la vio caerse, sino que su pareja Pedro Oris, la trajo en brazos cuando sucedió el supuesto accidente.
Las autoridades policiales ya estaban al tanto de lo ocurrido. Y pese a que comenzó a disiparse con el paso de las horas la versión del presunto abuso sexual. Se supo que las lesiones de la menor fueron contundentes: una gran y dolorosa golpiza fue la próxima hipótesis que comenzaba a analizarse.
Con el correr de las horas los medios comenzaron a replicar la información y el pronóstico de la nena era desalentador. Angustia, bronca, indignación en las redes sociales y comenzaron a reflejar las cadenas de oración para pedir por ella.
Mientras tanto, la policía detenía a Pedro Oris, el principal sospechoso de la aberración contra la nena. Y luego, la sorpresa: la Justicia pedía la detención de la madre de Camila. Una larga historia de contradicciones y dichos que terminaron en dos procesamientos, "tentativa de homicidio y lesiones graves".
Pero gracias a las oraciones de la abuela de la niña y a una estampita del Cura Gaucho, Camila evolucionó favorablemente, con el tiempo y por razones desconocidas. Algunos decían que fue "por Gracia de Dios". Hoy la Iglesia Católica cree lo mismo y le atribuyó el milagro de Camila al Cura Brochero, a quien más se le pidió por la niña.

Comentarios