Mundo
Lunes 27 de Julio de 2015

Cada signo tiene su belleza particular

La experiencia de la “belleza” implica  equilibrio y armonía con la propia naturaleza: estar acorde con el propio tiempo, a horario con el ritmo personal, expresarse  en armonía con lo que uno es. La belleza de una persona es estar en sintonía con el propio tono, expresarse en equilibrio con la esencia genera bienestar personal y atracción en otros.

Articularnos con la naturaleza de nuestro signo hace florecer la fidelidad a lo propio. Respetar el tono zodiacal permite caminar a cada cual en su propia horma,  reconociendo  la  belleza de cada signo.
 
Aries              
 
Aries por ser el número uno es pionero, líder y arriesgado. Posee una enérgica pasión por la vida y una mente fuerte como el acero. Su belleza se basa en respetar esta fortaleza y animarse a ser fiel a su estilo definido, agudo y batallador, resaltando sus rasgos cortantes y filosos tanto en su físico como en su personalidad.
 
Tauro
 
Contundente y magnético, Tauro captura la electricidad de lo bello. De corporalidad maciza y gozosa su belleza radica en exaltar los sentidos y el placer. Sensorial, observador y pausado incita a respetar tiempos y percepciones desde un estilo que propone un viaje por los sentidos que requerirá ralentizar para poder disfrutar cada detalle, cada aroma y cada color.
 
Géminis
 
La belleza de Géminis radica en el movimiento y la liviandad. Su eléctrico cuerpo y su inquieta mente parecen buscar siempre nuevas preguntas. Su belleza es ecléctica pues vive en eterno cambio y  necesita imprimir un tono lúdico a su aspecto personal. Su estilo juvenil e inquieto genera  su mayor arma de seducción: la imposibilidad de atraparlo definitivamente.
 
Cáncer
 
Invita a acercarse. Su presencia genera ganas de acomodarse y pertenecer. Cáncer rememora la armonía del hogar divino del hombre. Su mayor belleza radica en su pasión por cuidar. Su generosa y compasiva  naturaleza genera un estilo cálido y personal que estimula a expresarse desde la ternura en tonos y modos.
 
Leo                                                                                                             
 
Leo se ve a sí mismo en los ojos de los otros y por ellos derrama su autoexpresión y creatividad en estilos llamativos e histriónicos. Si supera la necesidad de excesivo reconocimiento, logrará descubrir que su belleza radica en el brillo particular de su generosa personalidad pudiendo prescindir de exageraciones en la apariencia física.
 
Virgo
 
Es un signo cosechador de experiencias de vida. Su austera observación prioriza la  captación de lo humillante de los excesos y por eso se somete a un estilo excesivamente humilde.  La belleza de Virgo será apreciada sólo por aquel que puede ver más allá de lo evidente. Su estilo precavido y sensato despierta otras formas de belleza más ligadas al orden esencial que a la estética de lo evidente.
 
Libra
 
Oscila danzando entre su percepción y la ajena, su corazón deambula de un lado al otro. Su conciencia anhela continuamente el encuentro. Su belleza radica en el equilibro pues logra  la correcta combinación de tonos y modos. Su estilo integrador es su mayor atractivo ya que ayuda a sentir total aceptación a cualquier alma desalentada.
 
Escorpio
 
Es un signo que descubre lo que se esconde en el interior de las raíces de cada ser. Su belleza radica en  su complejo magnetismo, la intensidad de su actitud y la profundidad de su mirada. Mientras otros signos olvidan, Escorpio no puede olvidar. Su compromiso e intensidad  ante el desgarro de la vida son sus mayores armas de seducción.
 
Sagitario
 
La grandeza y generosidad de su fuego lo conducen a expresarse desde un tono exagerado, optimista y voluntarioso. Su belleza radica en la exageración, la alegría de los colores, la disparidad de humores y  la abundancia de combinaciones. Sagitario empuja siempre a superar la austeridad  y el recato.
 
Capricornio
 
Su belleza radica en su sensatez y realismo. Capricornio conoce el lugar para cada cosa y para cada persona. Su manera criteriosa y  auténtica logra registrar fácilmente lo  que sucede logrando un estilo armónico, confiable y  firme que resalta la contundencia de su belleza clásica y austera.
 
Acuario
 
Capta lo que todavía no ha nacido. Su belleza es trasgresora y difícil de entender pues incita un cambio de paradigmas. Con Acuario ya no se sabe que es lo bello o lo desagradable. De estilo futurista intriga con un estilo informal, lleno de libertad y originalidad.
 
Piscis
 
Piscis vive cada instante como una mágica concentración de silencios inesperados. Su belleza radica en la sorpresa donde lo soñado se imponen a la razón combinando estilos y personalidades de modos caóticos. Su océano  de ilusiones enmarañadas puede generar tanto un estilo  glorioso como  enajenado.
 
 
Beatriz Leveratto es astróloga, tarotista y dicta cursos. Es autora, con Alejandro Lodi, del libro “El zodíaco y las relaciones” de Editorial Kier.
 
Fuente: beatrizleveratto

Comentarios