Viernes 24 de Junio de 2016

Báez aseguró que Casanello estaba en Olivos junto a Wado Pedro

El detenido dijo que vio al juez federal junto al ex secretario general de la Presidencia y actual diputado nacional en la quinta de Olivos a mediados de septiembre del 2015, cuando fue a ver a la ex jefa de Estado Cristina Kirchner. Fue en su segunda audiencia personal ante la Cámara Federal porteña, que tiene que decidir si aparta o confirma al magistrado.

De cara a los camaristas Martín Irurzun y Eduardo Farah, Lázaro Báez afirmó que vio al juez un miércoles o jueves de la segunda quincena de septiembre de 2015 en una antesala de la sala adonde la entonces presidenta mantenía sus reuniones.

Según reconstruyeron fuentes judiciales que estuvieron en la audiencia personal, Báez -quien se encuentra procesado y bajo prisión preventiva en el marco de la causa por presunto lavado de dinero que instruye el juez Casanello- dijo que ese día todos tomaban café y conversaban, y que el magistrado estaba junto a De Pedro y otras personas a las que no conocía.

Así, ratificó el contenido de una nota manuscrita entregada a la Sala II de la Cámara Federal en el marco de la recusación contra Casanello planteada por su hijo Leandro Báez.

Según su relato, el dueño de "Austral Construcciones" fue a ver a Cristina junto al ex secretario privado del fallecido ex presidente Néstor Kirchner, Daniel Álvarez, para hablar del mausoleo en su memoria construido en Río Gallegos.

Baéz, refirió, le planteó a la entonces Presidenta su deseo de que el Gobierno se hiciese cargo de la seguridad del lugar y ella le respondió que lo haría después de las elecciones presidenciales.

Esa audiencia privada -según el relato del ahora detenido empresario santacruceño- duró 15 minutos y, cuando salió, Casanello seguía allí con De Pedro.

Sin embargo, Báez no aportó nuevas pruebas ni documentación alguna y sólo reiteró sus críticas por el direccionamiento de la investigación y lamentó que se involucrase "injustamente" a su familia.

La audiencia fue grabada y estuvieron presentes los dos abogados de Báez, Daniel Rubinovich y Rafael Sal Lari, y los de su hijo Leandro Báez, Santiago Viola y Claudia Balbín.

Báez se sentó frente a los camaristas, mesa de por medio, tras ser trasladado tapado con escudos, con chaleco antibalas y casco desde la alcaidía de Comodoro Py 2002, adonde había arribado con fuerte custodia desde la cárcel de Ezeiza poco antes de las 8.

Comentarios