Martes 26 de Julio de 2016

Así influirá "LEO" del 22 de julio al 23 de agosto en tu signo

Leo  es un signo diurno fijo y de fuego, regido por el Sol, principio masculino y activo, relacionado con la creación, la irradiación, el brillo, el poder y la autoridad.

Los signos fijos corresponden al momento en que la estación ha llegado a su plenitud y permanece estable, es por eso que tienen un efecto estabilizador sobre los planetas que allí funcionan de manera constante, firme, permanente, invariable y sólida.
 
Leo corresponde al punto álgido del verano, en el hemisferio norte, al de máximo calor, al momento de maduración de la vegetación. El esplendor dorado de la tierra, aquella época del año en la que la naturaleza ha alcanzado su pleno desarrollo, es entonces cuando los campos, huertas y árboles ofrecen sus frutos con generosidad y abundancia.
 
Leo está gobernado por el astro rey de nuestro sistema solar, por eso simboliza la autoridad, el poder, la nobleza, lo elevado, brillante, destacado y, como la estación que le corresponde, es generoso y creativo.
 
Debido a la intensidad de sus emociones, para estos nativos, la vida en general y las relaciones en particular, pueden convertirse en un escenario idóneo para manifestarse. Son histriónicos, brillantes, les gusta impresionar, buscan la admiración de los demás y ser centro allí donde estén.
 
En el cuerpo, Leo gobierna el corazón y la circulación sanguínea. Sus enfermedades son, por lo tanto, las afecciones cardíacas y todos los trastornos de la circulación procedentes de alguna alteración de la sangre, tales como fiebres, inflamaciones o intoxicaciones.
 
Los leoninos
 
La sola presencia de un Leo llena de energía y vitalidad a su entorno: alegres, divertidos, tienen confianza en sí mismos. Líderes naturales, son cálidos, afectivos, sociables. Son súper generosos y compañeros, pero muy sensibles a lo que hiere su amor propio. Suelen ponerse metas altas, con frecuencia demasiado altas. Tienen bien desarrollado su sentido artístico y nada que sea hermoso, noble o elevado puede dejarlos indiferentes. Dueños de un gran talento organizativo y de un gran poder de decisión, saben hacer las delicias y llegar al corazón de los demás. Les cuesta pasar desapercibidos, requieren atención y necesitan que los traten como creen merecerse: tienen un alto sentido de dignidad y a veces pueden ser demasiado orgullosos.
 
Si poseen una carta natal cuyo conjunto sea armónico, mostrará las principales virtudes del signo: auto confianza, voluntad, generosidad, capacidad de organización o de liderazgo.
 
Algunos de sus más destacados defectos pueden ser la tendencia a dominar, la presunción, el orgullo, la arrogancia y falta de organización. Puede fracasar en sus proyectos debido a aspiraciones demasiado amplias, a miras en exceso elevadas en relación a los medios de los que dispone.
 
Tránsitos del mes
 
Saturno retoma su movimiento directo
 
Sagitario está siendo visitado por Saturno y este año, como sucede una vez cada 28 a 30 años, también por el planeta Marte. Saturno se pondrá directo el 13 de agosto, Marte reingresará a Sagitario el día 2. A partir de ese momento, irá hacia la conjunción con Saturno que se producirá el día 24 de agosto.
 
Es muy posible que, durante el tránsito de Saturno, los nativos de Sagitario se estén confrontando con nuevos desafíos y limitaciones. Sagitario es el signo de la filosofía, la religión, los viajes, el extranjero y la educación superior.
 
Saturno por momentos creará algunas obstrucciones y dificultades, pero esto servirá para hacerles establecer un orden eficiente en ese mundo de creación intelectual. Los logros serán conseguidos a través del esfuerzo y siempre acompañados por una cuota extra de responsabilidad. Este tránsito del llamado “Señor del tiempo” lentifica, obstruye, retrasa, pide esfuerzos, organización, orden, estructura. Esta influencia acompañada por la del planeta Marte creará, seguramente, una energía sumamente inquieta, agitada o turbada.
 
Antes de ponerse directo, Saturno se estacionará en el grado 9 de Sagitario influenciando a quienes tengan puntos sensibles en los grados finales del primer decanato de los signos mutables (Sagitario, Piscis, Virgo y Géminis) y primeros grados del segundo decanato de estos signos. Para ellos, que reciben una influencia un tanto restrictiva, será necesario un mayor esfuerzo.
 
La influencia de Saturno se puede relacionar con la toma de responsabilidades, experiencias y etapas limitativas, retrasos en los proyectos, los fuertes esfuerzos. Saturno desde Sagitario, pedirá una profunda revisión de fe y dogmas y seguramente pondrá a prueba valores espirituales, exigiendo responsabilidad y estructura.
 
En este tiempo se sumará una tensión adicional por la intervención de Marte, dios de la guerra, que descargaba su furia y rabia en los sangrientos campos de batalla en Troya.
 
Marte significa: pasión, lucha, fuerza vital, furia, resolución, intención, coraje, enojo, ira, fuego. La conjunción de Marte con Saturno expresará, por lo menos, un momento de alta tensión donde, si bien es posible encontrar, a través del poder de la conjunción de estos planetas, la energía necesaria y el autodominio para encarar trabajos que requieran de esfuerzo, pues otorgan gran capacidad de resistencia, habrá que prestar atención a la parte negativa del aspecto ya que puede manifestarse como violencia, obstinación, terquedad, altercados, separaciones, golpes físicos o simbólicos.
 
El tránsito de Saturno por Sagitario favorece a Leo, Aries, así como a Libra y Acuario, aportándoles seguridad y estructura, seriedad, reflexión, perseverancia y sobriedad en las acciones y, apoyado por Marte, un impulso muy fuerte. Es un aspecto muy favorable y una influencia valiosa para asumir nuevas responsabilidades y actuar. Será un tiempo, indudablemente de mucha actividad.
 
Marte en Sagitario
 
Marte ingresará nuevamente al signo de Sagitario, con la Luna nueva del 2 de agosto. Será su última “pasada” por esa zona del zodíaco hasta el 2018 cuando regrese nuevamente. Marte irá transitando los primeros grados del signo durante el mes de agosto hasta su conjunción con Saturno el día 24.
 
Las analogías de Marte están en relación a la agresividad, la acción, la energía, la capacidad de decisión, el coraje, el ardor, la eficacia de nuestras acciones, la actividad física, el entusiasmo, pero también las peleas. Marte también representa el sexo desde el punto de vista más instintivo. Durante este período los sagitarianos, deben cuidar los impulsos y practicar actividad física disciplinada, para dirigir los excesos de energía. Marte rige la cabeza y sus dolores, los ojos, las fiebres, erupciones, las úlceras. Los accidentes, quemaduras, cortaduras, las reacciones violentas, están también bajo su dominio. ¡Prudencia!
 
Para Aries, Leo y Libra y Acuario este tránsito puede significar mayor un caudal energético, vitalidad, un período de iniciativas, con mayor independencia. Excelente momento para iniciar actividades, ya que otorga coraje y decisión, empuje, impulsa el liderazgo y la conquista de objetivos.
 
Deberán estar atentos ante posibles molestias, trastornos repentinos y momentos de inquietud, especialmente aquellos signos con los que estos planetas hacen aspecto tenso, como Sagitario, Géminis, Virgo y Piscis, especialmente aquellos nacidos en el primer decanato por recibir esta influencia desde un ángulo adverso, pudiendo indicar una conducta impulsiva, violenta, mostrar acciones temerarias e imprudentes. Se recomienda especial atención y no exponerse a riesgos, no manipular objetos eléctricos sin debida precaución y conducir responsablemente.
 
Venus en Virgo
 
Venus transitará Virgo, desde el día 5 de agosto hasta el 29 cuando entre a su domicilio diurno, Libra. Virgo es el signo de caída de Venus, por lo cual, el planeta del amor y del placer tendrá poca capacidad para triunfar o conseguir lo que se propone si no cuenta con los aliados necesarios.
 
Con Venus en Virgo existe el riesgo de un excesivo análisis sentimental que puede conducir a una exagerada crítica sobre cuestiones emocionales. La vida afectiva estará subordinada al sentido del deber. La dulzura, la benevolencia, el altruismo y la abnegación en este signo, se aúnan al espíritu crítico.
 
Con este tránsito serán los signos de tierra, Tauro, Virgo y Capricornio, los que se verán más favorecidos. Vivirán buenos momentos, verán muchos de sus deseos amorosos cristalizados, tendrán citas, romances y festejos. También los signos de Cáncer y Escorpio vivirán momentos de armonía en pareja y con amigos.
 
Sin embargo, Piscis, por estar opuesto a Virgo, Géminis y Sagitario, por estar situados en ángulos desfavorables serán los signos menos favorecidos con riesgos detener que postergar salidas, vivir momentos de malos entendidos e interferencias tanto en el amor como en la amistad.
 
Mercurio en Virgo
 
Mercurio ingresa en su domicilio nocturno y exaltación, Virgo, el día 30 de julio y permanecerá en ese signo hasta el 7 de octubre cuando ingrese en Libra. Mercurio en Virgo es la mejor posición para el planeta en lo que respecta a la claridad de juicio y a la lógica, aportará capacidad de análisis, orden en las ideas, ingenio y celeridad en los negocios a los signos de tierra (Virgo, Capricornio y Tauro) a quienes les surgirán perspectivas laborales novedosas, agilizando los tramites demorados y vitalizando su comunicación. Pueden cerrar tratos y acuerdos comerciales que se verán facilitados en este período. Además de promover negocios lucrativos, la influencia de Mercurio activa para estos signos la llama de la creatividad y le da brillo al intelecto a través de la palabra hablada y escrita.
 
Sagitario, Piscis y Géminis, en cambio, pueden atravesar circunstancias difíciles tanto para comunicar como para acordar. Puede haber interferencia en los estudios o cometerse errores por falta de atención.
 
Además, puede verse afectada la faz comercial y las fuentes de producción monetaria, así como viajes poco afortunados y momentos de frustración intelectual. Especial atención se debe prestar los días cercanos al 7 de agosto ya que la oposición de Mercurio con Neptuno puede acrecentar la tendencia a la confusión y a la falta de claridad. No tomar decisiones importantes ni comenzar asuntos nuevos que requieran método o concentración.
 
Eclipse de luna: ¡Atención!
 
Los eclipses de Luna sólo pueden producirse con la Luna llena y los de Sol con la Luna nueva, ya que son lunaciones especiales que se producen sobre la eclíptica, hecho que no siempre sucede.
 
El 18 de agosto se producirá un eclipse de Luna en el grado 25º 51 del eje Leo - Acuario.
 
Si bien este eclipse afectará fundamentalmente a las personas que tengan puntos sensibles en esa zona del zodíaco, por tratarse de una Configuración Universal, de una u otra manera nos afecta a todos.
 
Durante los eclipses de Luna nuestras emociones y sentimientos pueden desbordarse hasta un punto de ser percibidos claramente por los demás, pueden presentarse momentos de alteración, desorden, desconcierto o confusión, un sentimiento teñido de nostalgia o pesimismo por cosas de la vida que uno siente que está dejando atrás y lo que parece ser, en realidad no es.
 
Los eclipses, suelen actuar como catalizadores de situaciones que se venían gestando, sacándolas a la luz.
 
Como en todas las Lunas llenas, durante este eclipse las reacciones serán más instintivas y viscerales, y, los efectos sobre el organismo, más directos con mayor tendencia a trastornos psicosomáticos, por lo que será necesario que nos ocupemos de relajarnos.
 
Es recomendable durante ese tiempo estar muy en contacto con nuestro ser interno practicando actividades que se relacionen con la meditación, reflexión e introspección, aprovechando la oportunidad para percibir nuestros condicionamientos y ataduras, los viejos modos de pensar o de sentir y que ahora ya van quedando obsoletos, con el fin de elaborarlos y reorientar de esta manera nuestro camino explorando nuevas posibilidades.
 
Habrá tendencia a actuar impulsiva e inesperadamente con cambios repentinos de humor, así que en esos días (el previo y el posterior a la Luna llena) habrá que prestar mayor atención al reaccionar manifestando impulsos, pueden presentarse momentos de inquietud y desasosiego, agotamiento emocional.
 
Durante este período, se deberán vigilar las emociones negativas como el enojo y los celos, aunque será conveniente retrasarlas y no suprimirlas para ser conscientes de lo que nos afecta y poder desentrañarlas reestructurándolas hacia lo positivo.
 
En los eclipses de Luna hay que recordar dee trabajar sobre nuestras emociones, enfocando nuestra conciencia (quien realmente somos) a un “espacio sin mente”, nuestro Yo Interior, nuestra verdadera esencia.
 
Recordar que, durante los eclipses, como en toda crisis de reordenamiento, se presenta la oportunidad de liberarnos de lazos negativos para alinearnos de otro modo al examinar y sondear nuestro interior buscando nuevos caminos y posibilidades.
 
Cuando se puede ser consciente de los procesos internos de nuestra mente, cuerpo y emociones, se pueden dirigir las energías a donde más se necesitan.
 
Fuente: entremujeres

Comentarios