Mundo
Lunes 06 de Abril de 2015

Aseguran que el "olor a nuevo" de los autos proviene de gases tóxicos

Cuando te subes a un coche nuevo, tu olfato se llena con un aroma muy particular que generalmente se considera agradable.

¿Por qué los coches nuevos tienen ese aroma especial?

La respuesta no les va a gustar, ya que ese olor es producto de químicos volátiles que se utilizan en el proceso de producción y que pueden resultar tóxicos.

"Olor a nuevo" de los automóviles

La gran mayoría de los automóviles nuevos tiene ese olor particular e incluso se venden desodorantes para el coche que lo imitan, ya que suele ser agradable para conductores y pasajeros.

Sentimos romper con el amor al aroma a auto nuevo, ya que no es precisamente un perfume, sino que una mezcla de gases volátiles que salen de químicos utilizados en la linea de producción, entre ellos algunos muy tóxicos, como el tolueno (C6H5CH3).

Por suerte, el olor a coche nuevo no dura para siempre, sino que se va eliminando semana a semana, haciéndose más débil. En un mes y medio el automóvil ya no debería tener ese aroma que ahora seguro ya no te gusta.

No es necesario que tengan las puertas y ventanas abiertas por seis semanas antes de usarlo, ya que en las concentraciones en que se encuentran, estos químicos tóxicos no producen daño, pero si se está expuesto de forma continua, pueden provocar complicaciones de salud.

¿Qué provoca el olor de los autos nuevos?

Los coches nuevos tienen un aroma que es mezcla de cinco sustancias químicas diferentes: etilbenceno, estireno, tolueno, xilenos, trimetilbenceno. Estos son residuos que quedan de materiales que se utilizan en la elaboración y montaje de las diferentes partes del vehículo.

Ya sea en solventes de pintura, aislantes, pegamentos, tratamiento de telas y combustible, estos químicos son muy volatiles, por eso quedan flotando en el aire en forma de gas hasta que se van dispersando por si mismos.

Si se usa el automóvil con las ventanas abiertas, estos químicos y su particular aroma, se irán más rápido. En vehículos de última generación, estos aromas tóxicos han sido eliminados casi por completo.

Años atrás se realizaron estudios para medir los probables daños, pero los automóviles que hoy podrías comprar nuevos, ya tienen un nivel muchísimo menor de componentes volátiles, por lo que el peligro no es tal.

Mientras tanto, la industria automotriz busca fórmulas nuevas para borrar estos gases antes de que los vehículos salgan a la venta, haciéndolos más seguros para los nuevos y orgullosos dueños.

Fuente: curiosidades.batanga

Comentarios