Viernes 19 de Agosto de 2016

Arrivèe tiene una variada oferta de cruceros para que disfrutes a pleno

A bordo del barco de cruceros de lujo MSC Orchestra quedarás cautivado por la amplia gama de instalaciones de ocio: correr en una pista dedicada, disfrutar de un rejuvenecedor baño de vapor, cenar en el restaurante chino Shanghai, relajarse en el exótico Savannah Bar decorado con imágenes de animales, el lujoso Purple Bar, o disfrutar del glamour de Hollywood en el elegante Zaffiro Bar. 

Arrivèe viajes.com tiene una variada oferta de cruceros para que disfrutes en cualquier época del año. 
A bordo del barco de cruceros de lujo MSC Orchestra quedarás cautivado por la amplia gama de instalaciones de ocio: correr en una pista dedicada, disfrutar de un rejuvenecedor baño de vapor, cenar en el restaurante chino Shanghai, relajarse en el exótico Savannah Bar decorado con imágenes de animales, el lujoso Purple Bar, o disfrutar del glamour de Hollywood en el elegante Zaffiro Bar. Probá tu suerte en el casino Palm Beach, bailá toda la noche en la discoteca o disfrutá de un espectáculo en el Teatro Covent Garden, con un programa repleto de espectáculos de entretenimiento con música.
MSC Orchestra cuenta con un total de 16 cubiertas , con sauna y sala de hidromasaje , una amplia selección de restaurantes y acogedoras pizzerías familiares. Los niños pueden desmadrarse en la sala de juegos Jungle Adventure , mientras que los adolescentes se sentirán enseguida como en casa en el Teen's Club . MSC Orchestra es mucho más que un barco de crucero .
Un crucero al ritmo de la música
Es la tierra de la Samba y el Tango, un continente en el que aún es posible saborear la atmósfera de un mundo perdido.
A Sudamérica hay que vivirla a través de todos los sentidos, para dejarse llevar por su alegría y su vivacidad cultural.
Un viaje con MSC Cruceros es una experiencia, el descubrimiento de la belleza salvaje que ofrecen los santuarios del medioambiente que parecen salidos de una novela de aventuras, playas de arena blanca sin fin y aguas cristalinas. Sus principales ciudades a lo largo de la costa son también auténticas joyas y vas a poder explorarlas con las excursiones organizadas por MSC: un crisol de culturas en el que dejarse llevar al ritmo de la música.
Para hacer una pausa de la vida cotidiana. Disfrutá de las extensas y brillantes playas brasileñas de Copacabana en Río de Janeiro o Praia do Futuro en Fortaleza, sumergíte en la historia de Montevideo y Punta del Este en Uruguay, o perdéte entre la arquitectura de estilo colonial del barrio argentino de San Telmo en Buenos Aires.
Porque Sudamérica, una alegre tierra de contradicciones, hay que vivirla plenamente.
PUNTA DEL ESTE: El glamour de Sudamérica
Durante tu crucero por el océano Atlántico con MSC Cruceros, Punta del Este va a ser tu escala en Uruguay. Situada en una estrecha península a 140 km al este de Montevideo, Punta del Este es una jungla de altos hoteles, caros restaurantes, casinos y tiendas de diseño, y cuenta con algunas de las mejores playas de la costa.
Esta ciudad, junto con los balnearios de La Barra y José Ignacio, es uno de los exclusivos y lujosos destinos elegidos por numerosos famosos sudamericanos para pasar las vacaciones de verano.
Lo mejor que vas a poder hacer en Punta del Este es lo que hace todo el mundo: ir a la playa. A corta distancia de la ciudad, vale la pena visitar Casapueblo, una notable villa y galería de arte de paredes blancas. Las playas son el principal atractivo de Punta del Este y las dos situadas a los lados del cuello de la península se encuentran entre las mejores de la región.
Playa Mansa, en el lado de la bahía, es un enorme arco de arena con suaves olas y un amplio espacio para tomar sol. En el lado este, Playa Brava es el lugar indicado si te apasiona el surf o simplemente te querés comparar tu altura con los dedos de la sorprendente escultura de La Mano, uno de los principales monumentos de Uruguay. El lugar de mayor interés de la región es Casapueblo, un complejo construido por el artista uruguayo Carlos Páez Vilaró que vas a poder descubrir con las excursiones​ MSC por Sudamérica.
El artista comenzó la construcción por su cuenta a finales de los años cincuenta y hoy en día es un recinto tan poco práctico como extrañamente hermoso, con una villa, un restaurante, un hotel y una galería de arte aferrados a la ladera de una escarpada península a 15 km al oeste de Punta del Este. Vale la pena visitar la obra de color blanco brillante y sin ángulos rectos de Vilaró.
ILHABELA: Sumergíte en la vegetación tropical
Ilhabela es, sin lugar a dudas, uno de los lugares más bonitos de la costa brasileña que se extiende entre Santos y Río. Apenas bajes de tu ​crucero MSC vas a estar rodeado de naturaleza.
Los impresionantes paisajes montañosos de la isla, de origen volcánico, se alzan a una altitud de 1.370 metros y están cubiertos por un denso follaje tropical. Con un 83% de la isla protegida por los límites del Parque Estadual de Ilhabela, las docenas de cascadas, hermosas playas y mares de aguas azules contribuyen notablemente a la fama de la isla.
Ya sean viejos o nuevos, la mayoría de edificios presentan un estilo colonial portugués sencillo, en el extremo opuesto del osado estilo de Guarujá. La isla es uno de los lugares favoritos de la alta sociedad de São Paulo, la cual se aloja en grandes y discretas casas en la costa, a menudo con muelles para yates de lujo o helipuertos.
La mayoría de los 30.000 habitantes de la isla viven en la protegida costa oeste y el principal núcleo de población es el pequeño pueblo de Vila Ilhabela (a menudo apodado el «Centro»). Durante las excursiones de MSC por Sudamérica vas a poder visitar Vila Ilhabela con sus bonitos edificios coloniales y la Igreja Matriz, una pequeña iglesia cuya construcción se terminó en 1806. Situada en lo alto de una colina, la iglesia se asemeja a un gran pastel de bodas de color blanco y azul, cuenta con un suelo de mármol español y es un estupendo lugar para refugiarse del sol y disfrutar de las vistas a la región.
Siguiendo la ruta costera al sur de Vila Ilhabela por la orilla situada en dirección a tierra, las playas son pequeñas pero agradables. Las tranquilas aguas son populares entre los amantes del windsurf y la ruta está repleta de bares y restaurantes hasta llegar a Perequê, la segunda ciudad más grande de la isla, situada a medio camino hacia el sur de la isla y el puerto. Sin embargo, basta con alejarse unos cuantos kilómetros para disfrutar de playas más atractivas, la mayoría de las cuales son accesibles en goleta y/o vehículo todoterreno.
RIO DE JANEIRO: La ciudad de los mil rostros
Como verás durante tu crucero MSC por el océano Atlántico, en la costa sur de la fantástica bahía de Guanabara se encuentra Río de Janeiro, uno de los destinos más espectaculares del mundo.
Con una extensión de 20 km a lo largo de una franja aluvial y entre el mar azul y las verdes montañas, las calles y edificios de la ciudad han sido erigidos alrededor de las montañas que rodean la ciudad, mientras que en la bahía se alzan numerosas islas rocosas bordeadas de arena blanca.
Las vistas aéreas a Río son impresionantes e incluso los rascacielos de cemento que dominan el horizonte de la ciudad añaden un toque único. Antigua capital de Brasil y actualmente la segunda ciudad más grande del país, Río tiene un notable patrimonio cultural, algunos de los mejores museos y galerías del país, fantásticos restaurantes y una animada vida nocturna, además de sus legendarias playas. Las excursiones de tu crucero de MSC por Sudamérica te darán la oportunidad perfecta para visitar el Pão de Açúcar.
El Pan de Azúcar se alza en el punto de encuentro entre la bahía de Guanabara y el océano Atlántico. Su nombre puede que haga referencia a su parecido con los panes dentro de los que se solía vender el azúcar, aunque también puede que sea una evolución de la palabra indígena Tamoya «Pau-nh-Açuquá», que significa «colina elevada, puntiaguda o aislada». En lo alto de la montaña del Corcovado se alza la estatua de estilo «art déco» del Cristo Redentor con sus brazos abiertos, de 30 metros de alto y más de 1.000 toneladas de peso. Debería haberse completado para la celebración del centenario de la independencia de Brasil de 1922, aunque no se terminó realmente hasta 1931.
En los días de buen tiempo nada podrá estropear la visita: la subida hasta la estatua es una experiencia impresionante durante la cual podrás admirar todo Río y la bahía de Guanabara frente a ti.
ILHA GRANDE: El punto de partida perfecto para explorar la jungla
Al llegar al blanqueado y bajo puerto colonial de Vila do Abraão, en Ilha Grande, a bordo de tu barco MSC, vas a poder ver las escarpadas montañas junto al mar y, en la distancia, la curiosa cima del Bico do Papagaio («pico del papagayo»), con una altura de 980 m y situado a unas 3 horas de distancia.
Abraão en sí no ofrece demasiados lugares de interés, pero es una agradable base desde donde explorar el resto de la isla. Ilha Grande consta de 193 km2 de jungla montañosa, ruinas históricas y bonitas playas y es el lugar perfecto para admirar el espectacular paisaje tropical. La isla es un parque estatal y las autoridades lograron limitar el desarrollo y prohibir la entrada al parque con vehículos de motor.
Ilha Grande ofrece numerosas excursiones por senderos bien cuidados y bastante bien señalizados, aunque recomendamos tomar ciertas precauciones básicas: lleva suficiente agua contigo y no te olvides de ponerte protector solar y un repelente de insectos a intervalos regulares. Cuenta la leyenda que el pirata Jorge Grego navegaba rumbo al estrecho de Magallanes cuando la flota británica hundió su barco.
El pirata logró escapar junto con sus dos hijas a Ilha Grande, donde se convirtió en un exitoso granjero y comerciante. Sin embargo, un día, en un ataque de cólera, asesinó al amante de una de sus hijas y poco después una terrible tormenta destruyó todas sus granjas y casas. Jorge Grego pasó el resto de sus días errando por la isla, desconsolado, deteniéndose únicamente para enterrar su tesoro antes de morir.
Si queda algún tesoro hoy en día es la vida salvaje de la isla: loros, colibríes exóticos, mariposas y monos se esconden entre la densa vegetación.
BUENOS AIRES: Descubrí la Plaza de Mayo
Buenos Aires es una de las paradas obligatorias de tu crucero MSC por Sudamérica a Argentina. La extensa Plaza de Mayo es el centro de la ciudad y el punto de partida ideal para visitarla y explorar sus vínculos históricos y políticos. Entre su ecléctica mezcla de edificios se encuentra la famosa Casa Rosada, sede del gobierno. Al oeste de la plaza se encuentra la Avenida de Mayo, la principal avenida de la ciudad, con sus impresionantes edificios de arquitectura de estilo art nouveau y art déco. En el extremo oeste, la avenida desemboca en la Plaza del Congreso, presidida por el edificio del Congreso Nacional, sede del parlamento argentino.
La Casa Rosada y su típica mezcla argentina de estilos renacentista italiano y francés se alza en el emplazamiento del fuerte español de la ciudad, construido en 1594 y convertido en el palacio del virrey en 1776. En 1862, el presidente Bartolomé Mitre trasladó los ministerios a dicho edificio y lo volvió a renovar.
El toque final data de 1885, cuando se añadió el arco central que unifica la fachada. Detrás de la Casa Rosada, el Parque Colón levanta una enorme bandera argentina y una estatua de mármol de Carrara de Cristóbal Colón mirando hacia el río y hacia el Viejo Mundo.
Los cruceros MSC por Sudamérica también ofrecen excursiones al norte de Buenos Aires, donde se encuentran los cuatro barrios residenciales más turísticos de la ciudad: Retiro, Recoleta, Palermo y Belgrano, cada uno con su propia personalidad. Retiro y Recoleta, los más cercanos al centro, y más conocidos como barrio Norte, cuentan con elegantes calles repletas de tiendas, galerías de arte y coquetas cafeterías. El principal sitio de interés de Recoleta es su magnífico cementerio, donde, entre otras celebridades, se encuentra enterrada Evita.
Ambos barrios comparten una extraordinaria cantidad de palacios de estilo francés, prueba tangible de la obsesión de la élite de la ciudad de principios del siglo XX por las ciudades europeas.
 

Comentarios