Deportes
Domingo 06 de Febrero de 2011

Argentina entrenó sin Messi en Ginegra

El rosarino llegó a Suiza, donde la Selección jugará una amistoso ante Portugal, pero no participó de las prácticas por una sobrecarga muscular que sufrió tras el encuentro que disputó el sábado con el Barcelona. La molestia no le impedirá estar ante los portugueses. 

El astro del Barcelona, Lionel Messi, no participó de la práctica que el seleccionado argentino realizó en las afueras de Ginebra, a causa de una ligera sobrecarga muscular. Hizo trabajos de gimnasio y su titularidad ante Portugal no corre peligro.

El delantero Lionel Messi, con una ligera carga muscular, cansado por el viaje y el partido de anoche con el Barcelona de España, realizó hoy tareas en el hotel La Reserve de Ginebra, aunque su participación en el amistoso entre el seleccionado argentino de fútbol y el de Portugal del miércoles no está en duda.

Mientras tanto, otros nueve futbolistas se entrenaron esta tarde bajo las órdenes del técnico Sergio Batista, en el centro deportivo de la UEFA, en la localidad de Nyon, a 25 kilómetros de Ginebra.

Messi, autor de tres goles en la goleada del Barcelona sobre Atlético de Madrid por 3 a 0, llegó hoy a Ginebra hacia las 11.00 de Suiza, junto a Gabriel Milito y Javier Mascherano, ambos compañeros del astro en el equipo catalán.

Luego del almuerzo, el cuerpo técnico y Messi decidieron que el jugador trabajase en el gimnasio del hotel con el kinesiólogo Rubén Araguas, para evitar más sobrecarga en sus músculos.

Por su parte, Batista junto a Sergio Romero (AZ Alkmaar, Holanda), Gabriel Milito y Javier Mascherano (Barcelona), Lucas Biglia (Anderlecht, Bélgica), Nicolás Pareja y Marcos Rojo (Spartak Moscú, Rusia), Pablo Zabaleta (Manchester City, Inglaterra), Juan Manuel Martínez (Vélez Sarsfield) y Christian Chávez (Boca Juniors) realizaron la primera práctica en tierra suiza.

Alrededor de mil doscientas personas se ubicaron en la única tribuna que tiene la cancha principal del predio y sintieron cierta `decepción` al comprobar que Messi, uno de los máximos ídolos del fútbol mundial actual, no intervenía en la rutina regenerativa.

Los otros dos jugadores que hicieron trotes prolongados por el perímetro de la cancha fueron Biglia y Zabaleta, aunque tampoco tienen dificultades físicas.

En medio de centenares de camisetas argentinas y la amargura por no encontrar a Messi, resaltó un exabrupto por parte de cuatro simpatizantes argentinos, quienes le cantaron a Batista, en cinco oportunidades: “Traélo a Tevez, la p… que lo parió”.

Luego que les llamaran la atención allegados a la delegación y que, por un momento, distrajeran un trabajo informal con pelota, los jóvenes fueron invitados a la reflexión para que no continuaran con los insultos, mientras ellos explicaban que Tevez no podía quedar nunca afuera de una convocatoria. “Para colmo ni vino Messi”, rezongaron.

Tevez no fue tenido en cuenta por Batista para esta citación ya que la idea del entrenador sería jugar con Messi como centrodelantero y Ángel Di María y Ezequiel Lavezzi por ambas puntas del ataque.

Con el correr de los minutos y cuando el sol caía, la temperatura descendió bruscamente y la gente se alejó de la tribuna, mientras los jugadores hacían movimientos de traslado y pases largos laterales con la pelota, bajo las indicaciones de Batista.

Por la noche llegó el arquero Mariano Andújar, quien actúa en el Catania de Italia, mientras que mañana se completará la delegación con los arribos de Esteban Cambiasso, Diego Milito, Javier Zanetti, Nicolás Otamendi, Ezequiel Garay, Nicolás Burdisso, Fernando Gago, Ever Banega, José Sosa, Nicolás Gaitán, Ezequiel Lavezzi y Javier Pastore.

La jornada de mañana tendrá nuevamente al centro de Nyon como lugar de práctica, aunque será a puertas cerradas y Batista comenzará a definir el equipo, de acuerdo a como llegue físicamente cada jugador.

En tanto, Batista dará una conferencia de prensa en el hotel La Reserve el martes al mediodía y a las 18.30 de Suiza (cuatro horas más que en Argentina) se hará el último entrenamiento en el Stade de Geneve, escenario del cotejo ante Portugal, con capacidad para treinta mil personas.

En los últimos quince minutos de esa sesión, los fotógrafos podrán tomar imágenes, mientras que no habrá atención a los cronistas.

Comentarios