Mundo
Jueves 09 de Abril de 2015

Aprendé a vestirte según tu edad

Las mujeres pasan por muchas etapas en su vida, la manera de elegir la vestimenta también habla de los años.

Los pantalones ajustados, las minis y los escotes parecen estar reservados para una cierta edad.
Es innegable que la frescura de los 20 y los 30 ayuda para que todo lo que te pongas te quede perfecto. Pero, ¿qué pasa después?

A partir de los 40 años la mujer comienza un período de cambios muy importante. La vida se va desenvolviendo a través de los años, implacable, y las circunstancias se encargan de presentar los escenarios de aprendizaje. A veces se aprende fácilmente, otras no tanto, pero lo cierto es que, tarde o temprano, se termina dando un paso hacia adelante.
Todo llega.
La mujer que está transitando esta década transmite en su look su seguridad y su experiencia de vida. La forma en que lleva la ropa es distinta a como lo hacen las más jóvenes. Esta mujer pisa más fuerte y, entre otras cosas, lo manifiesta también en su forma de vestirse.

El tiempo es un aliado si se sabe cómo aprovecharlo. Hay mujeres en sus ’50s en pleno proceso de reinvención, que deciden dejar de repetir los patrones del pasado para vivir un presente diferente y construir un futuro acorde a sus gustos y pasiones postergados. 
Asimismo, los ‘60s y los ´70s de hoy encuentran señoras más activas que nunca, más sabias y más plenas.

La ropa es sólo un anécdota, una forma más de contar una historia. Sin embargo, existe un condicionamiento social que a veces condena a quienes se animan a romper estructuras, esas que indican que si tenés más de cierta edad  debés descartar de tu guardarropa algunas prendas... ¿Por qué? Porque "queda mal", "porque no hay nada que mostrar", "porque tu momento ya pasó", "porque van a decir que te querés hacer la joven"...

¿Un escote pronunciado a los 45 está fuera de lugar? ¿Un vestido corto no corresponde a los 50? ¿Los pantalones ajustados quedan mal en una mujer de 60?

La edad no tiene nada que ver, se puede caer en el ridículo a los 24, 38 o a los 60. Una mujer de 58 con un vestido corto puede verse impactante, o no. Depende de cada caso, no es válido generalizar.
No sólo se trata de una cuestión de buen gusto y de criterio sino, además, de la manera en que se lleva la ropa, la impronta, la actitud, el espíritu que marca cada paso que se da.

Algunas mujeres, como Jane Fonda o Judy Dench, se animan a desafiar lo que se espera de ellas según la edad que tienen y lucen fantásticas.

No importa el cuerpo ni la edad que acuse tu documento, disfrutá de lo que cosechaste en el camino recorrido, hacé de la ropa un medio para expresarte. A fin de cuentas, somos mucho más que el vestido que llevamos puesto.

Primera Fila

Comentarios