Mundo
Miércoles 02 de Marzo de 2016

Aprendé a regular el estrés y sentite bien

Terminaron las vacaciones, comenzó marzo y todas las actividades de la semana se repiten por varios meses. Que esto no te arruine el día ni la salud. Te contamos como regular el estrés en este articulo.

“¿Qué creen que significa: A + A + A + A = 4B?”
 
Evocamos las palabras de Albert Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.
 
Esa ecuación se puede aplicar al tratamiento del estrés: si no quieres que tu respuesta siga siendo la misma, el 4A que dicta la lógica, o si estás cansado de que la angustia controle tus días, cuestiona la ecuación que usas en tu vida.
El coaching como un vehículo
 
“La gente siempre asocia coaching con entrenar, pero la palabra también significa coche”. Coach es un vocablo de origen húngaro para designar a un vehículo tirado por animales para transportar personas.
 
Esa idea fue rescatada por el coaching moderno: “se trata de un acompañamiento”, esta metodología lo que busca es transportar a las personas de donde están hacia donde realmente quieren llegar.
 
Cambiá el chip
 
“Partamos del principio de que el estrés es bueno. Cambiemos el chip, porque la gente siempre lo entiende como algo negativo”.
 
“El estrés se deriva de stringent, que significa comprimir. Es entonces el estado de un cuerpo sujeto a una presión que modifica su estructura”.
 
La palabra, que ha tenido mucha mala prensa, tiene otras parientes etimológicas: presionar, ceñir, atar, apretar, restringir, estirar y un largo etcétera que no suena bien.
 
Sin embargo, en un sentido global, el estrés es positivo, es una respuesta, la que nos da el cuerpo cuando lo sometemos a un cambio.
 
“Estoy a favor del estrés, de gestionarlo, porque el estrés es vida: el grano de maíz, para que pueda brotar, tiene que romper la cáscara, eso es estrés, respuesta”. 
 
Revisá tus señales, detenete y pensá
 
“¿Han visto el medidor de nafta en los autos? ¿A alguien se le ocurre taparlo? ¿Por qué lo hacemos con la vida? ¿Por qué tapamos nuestros síntomas?”. Es importante saber leer las señales que nos da el cuerpo”.
 
La señal de tránsito PARE nos obliga a eso: a frenar. Una pausa, así sea de unos minutos, puede hacer una gran diferencia en nuestra rutina. Durante esa pausa debemos tomar consciencia de nuestro estado corporal, de nuestra respiración y de los hábitos que podríamos modificar. Eso nos lleva a la reflexión.
 
Pensar es una actividad cerebral no hecha de forma rutinaria. Por eso, cuando hacemos actividades que implican pensar, estamos haciendo un esfuerzo y eso cansa.
 
Sin embargo, también podemos activar el pensamiento para gestionar el estrés. Un simple recuerdo agradable basta para recuperar la sonrisa y seguir adelante con un cambios a corto plazo, que puede lograr grandes soluciones a largo plazo.
 
¿Tenés cinco minutos?
 
Para los que dicen que nunca tienen tiempo para sí mismos, les dejamos estos sencillos consejos que, practicados regularmente, tienen un gran efecto en la regulación del estrés, porque, como dice un proverbio hindú, hasta “la más larga caminata comienza con un paso”.
 
    Hacé una pausa de cinco a diez minutos, cada dos horas.
    Hacé un repaso de tu estado muscular.
    Estirá los músculos más tensos.
    Practicá alguna actividad física.
    Contate un chiste.
    De vez en cuando respira conscientemente.
    Hacete una broma (de buen gusto).
    Evitá las comidas copiosas.
    Entrá y salí de casa con un beso.
Fuente: Andes Coaching

Comentarios