Mundo
Sábado 11 de Julio de 2015

Ante una multitud en Caacupé, el papa Francisco llamó a los paraguayos a "no perder la memoria, las raíces"

Además, el pontífice destacó a las mujeres de ese país por su "gran valor y abnegación".

El papa Francisco ofició esta mañana una misa en el santuario de la Virgen de Caacupé, en la ciudad homónima, bastión del catolicismo en Paraguay.
Durante la homilía, el pontífice destacó que en Paraguay "tienen la memoria viva de un pueblo que ha hecho carne la palabra del Evangelio".
También habló de las mujeres paraguayas. "Dios bendiga a la mujer paraguaya, la más gloriosa de América", dijo, y destacó su "gran valor y abnegación" para "levantar un país derrotado, hundido y sumergido por una guerra inicua", en referencia a la Guerra de la Triple Alianza de 1864.
Francisco instó a los paraguayos a "no perder la memoria, las raíces" y los exhortó a ser "portadores de fe, de vida, de esperanza".
"Sean ustedes los forjadores de este hoy y mañana paraguayo", sostuvo.
CAACUPÉ
La pequeña ciudad de Caacupé, de 48.000 habitantes, fue invadida por miles y miles de personas, que coparon sus calles y la zona cercana al escenario donde habla Francisco.
Según cuenta la leyenda, hacia el año 1600, la virgen María le salvó la vida a un guaraní cuando fue atacado por una tribu enemiga y él, en agradecimiento, talló en madera una virgen morena que los paraguayos veneran hasta hoy: la virgen de Caacupé.
La misa en Caacupé es la primera de las dos que realizará durante los tres días de visita a Paraguay, donde el 90% de la población profesa la fe católica.
Caacupé, que significa "detrás del bosque de yerba" en guaraní, se encuentra a 54 kilómetros al este de Asunción. "Es considerada la capital espiritual del país, con un santuario en donde el pueblo expresa su devoción a Dios en forma constante", explicó el presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya, Claudio Giménez. 
 Antes, en una recorrida corta, pero íntima, el papa Francisco visitó a unos 90 chicos del hospital pediátrico Acosta Ñu, en las afueras de la capital paraguaya.
El pontífice recorrió primero el área de cardiología, luego pasó por cuidados intensivos y de ahí fue al área de oncohematología.
Cuando se conoció la agenda de Francisco en Paraguay, los chicos de oncohematología prepararon una sorpresa: crearon junto a sus maestras hospitalarias la "maleta de la esperanza", que contiene cartas y dibujos dedicados al Papa.
Por la tarde, ya de regreso en la capital, Francisco mantendrá un encuentro con representantes de diversas organizaciones sociales en el estadio León Condou. Luego recibirá las llaves de la capital paraguaya de parte del intendente Arnaldo Samaniego.
El pontífice cerrará su actividad con una nueva ceremonia religiosa, esta vez en la catedral de Asunción, donde pronunciará una nueva homilía.
EXPECTATIVA 
 La visita de Francisco ha generado una enorme expectativa en Paraguay. Mañana, el papa oficiará su segunda misa en el país, en Ñu Guasú, (''Campo Grande'', en guaraní), un predio de la Fuerza Aérea Paraguaya en las afueras de Asunción. Para la ocasión, el artista plástico Koki Ruiz construyó un altar con 40.000 espigas de maíz, 200.000 cocos y 1.000 calabazas, un homenaje a los guaraníes.
Se espera que más de un millón de fieles, paraguayos y de países vecinos, asistan a la misa de Ñu Guasú.
ÚLTIMA ESCALA EN SU GIRA POR SUDAMÉRICA
Con su llegada a Paraguay, ayer, el Papa comenzó la última fase del recorrido sudamericano. En un mensaje de fuerte contenido político, el pontífice destacó la "construcción de un proyecto democrático sólido y estable".
Francisco se reunió con el presidente Horacio Cartes y otras autoridades en el Palacio de López. "Los animo a que sigan trabajando con todas sus fuerzas para consolidar las estructuras e instituciones democráticas que den respuesta a las justas aspiraciones de los ciudadanos", los exhortó.

Comentarios