A un click
Sábado 12 de Noviembre de 2016

"Algoritmos del amor": ayuda para conseguir la pareja perfecta

El alter ego por antonomasia de las solteras del mundo está de vuelta en los cines locales con una Bridget Jones que -en tiempos de amor por apps- se debate entre Jack, creador del "algoritmo del amor", y Mark Darcy, con el que tuvo idas y vueltas durante 12 años. Pero la relación (el match) que le ofrece Internet no es la que termina eligiendo su corazón.

En la vida real, físicos como Aram Galstyan y Greg Ver Steeg, de la University of Southern California, están usando métodos de la física cuántica para mejorar los algoritmos de matchmaking (buscadores de coincidencias) que ejecutan los sitios de citas online más exitosos. "En esencia, tratamos de llegar a los factores ocultos que derivan en relaciones largas y felices", dice Ver Steeg.

La plataforma de encuentros eHarmony (o Quantifying Love, en el film) es responsable de casi el 5% de los matrimonios en EE.UU.. Cada día, 438 parejas se casan con la ayuda de su algoritmo y su tasa de divorcio no llega al 50% de la de las parejas que se "flecharon" a la antigua. Según Jonathan Beber, el científico que lidera el diseño del cuestionario para crearse un perfil, esto es así porque en la conquista tradicional "la gente confunde la atracción física fuerte con la compatibilidad".

El 29 de noviembre en Australia, habrá un experimento social de eHarmony en la vida real: "Queremos validar que nuestro sistema de concordancia también conduce a una instancia más alta de química verdadera al momento del primer encuentro", dice. Si la física cuántica habla de patrones en el amor, la psicología habla de patologías. "La erótica de la hiperconexión genera la paradoja del antierotismo: es una alta dosis de narcisismo que, al estilo de multiple choice, ahoga lo más genuino del deseo. Se exhiben en la pantalla todos nuestros gustos bajo la falsa ilusión de poder encontrarlos en una sola persona", dice la psicóloga y autora de Sexo a la Carta, Any Krieger. Y sigue: "Algunos encuentros se dan y entran en la casuística lógica de lo posible. Pero los sujetos buscan y buscan su otro yo en su gadget y solo encuentran infinitos otros que nunca los completarán".

Pero, ¿cómo funciona el algoritmo del amor? ¿cómo se pueden construir "las bases" para una relación duradera a través del big data? "Respuestas a preguntas como ¿qué tan importante es que una relación sea exclusiva? o ¿creés que ser monógamo aburre? dicen algo acerca de lo cuidadoso, empático y generoso que sos. Estos factores ocultos están interrelacionados y revelan patrones de nivel superior en los datos", explicó Galstyan. Estos datos crean un "perfil de personalidad" que se filtra a través de "modelos de compatibilidad" recopilados a partir de años de investigación y miles de parejas muestreadas.

"Los algoritmos de matcheo permiten un nivel de precisión que hace que el usuario sólo vea a las personas que le interesa ver. Por eso, 1 de cada 5 suscritos a sitios de citas encuentra la pareja deseada", cuenta Clarissa Asumpçao, directora de marketing de Match.com Latinoamérica, el sitio de citas online más grande del mundo, con 3.915.000 usuarios en Argentina (58% de hombres contra 47.6% de mujeres y predominio de las franjas 18 a 24 y 45 a 49 años ).

Su algoritmo tiene en cuenta:

*La similitud entre características e intereses de dos usuarios (Apariencia, estilo de vida y valores de quien busca; descripción propia; "lo último que leíste" y 9 casilleros más para llenar).

*Popularidad del usuario (alta tasa de éxito de su perfil).

*La actividad en la plataforma. "Match.com no cruza datos con otras redes sociales porque permite crear un perfil con la información que se desea compartir con fines amorosos. Permite elegir fotos desde Facebook (se pueden subir hasta 26), pero esto es reciente y se hace siempre y cuando así se configure", resalta Asumpçao.

Pero el tema sigue siendo inconsciente y deseo. "El encuentro con un 'ideal' está mediado por datos 'ideales' que a veces se distorsionan en pos de la conquista. En la vida real, el 'cuerpo presente' pone límite a ese encubrimiento", explica Mónica Cruppi, doctora en psicología social de la Asociación Psicoanalítica Argentina.

Los millennials argentinos usan más el celular que la computadora y prefieren las aplicaciones –vinculadas con Facebook, donde se hacen deslizados con el pulgar para ver candidatos o se ponen corazones si gustó la foto– antes que los sitios de citas. Tinder no quiso dar la cantidad de usuarios locales, pero "Argentina es el segundo mercado más grande de la región después de Brasil". Happn tiene 1.200.000 usuarios argentinos. "No creemos en los algoritmos sino en las casualidades de la vida. No existen algoritmos de matcheo en Happn", dice Claire Certain, Head of Global Communications & Media de esa app. "Cada vez que un usuario se cruza con otro usuario registrado, los perfiles de ambos aparecen en sus pantallas. Happn sólo les ayuda a dar el primer paso antes de conocerse cara a cara", explica Certain.

Entonces, ¿qué tan importante es la apariencia física para el algoritmo del amor? Los científicos también están interesados en medir la atracción basada en las fotos de perfil de los usuarios, específicamente, lo que expresan sus expresiones faciales. "Al final de cuentas, el amor es cuantificable", concluyen.

Fuente: clarin

Comentarios