País
Viernes 13 de Febrero de 2015

Ahora el Gobierno va contra el fiscal que investiga a la Presidente por el caso AMIA

Gerardo Pollicita es quien podría impulsar la denuncia de Nisman en las próximas horas. Aníbal Fernández, dijo que es una "maniobra de desestabilización antidemocrática". Ratificó su postura sobre el #18F: "¿Quieren manifestarse? Que se manifiesten, pero no por eso los vamos a tratar como héroes".

Hace varios días que circulan rumores que indican que el fiscal Gerardo Pollicita impulsará la denuncia presentada por Alberto Nisman antes de su muerte. En ese dictamen se acusa a la presidente Cristina Kirchner y al canciller Héctor Timerman -entre otros- de intentar desviar la investigación por la voladura de la AMIA.

El secretario general de la Presidencia no esperó que el fiscal Pollicita estampe la firma en su requerimiento para lanzar duras críticas. Esta mañana, en su habitual contacto con los medios habló de "una maniobra" para desestabilizar al Gobierno.

El funcionario evaluó, no obstante, que "no tiene ningún valor jurídico ser imputado. Acá pareciera que decir imputado es como que ya está semicondenado. No tiene nada que ver, no tiene ninguna importancia".

Según Fernández, la repercusión "que genera sí tiene mucha importancia. Eso es lo que cuestiono del fiscal, severamente, porque es una clara maniobra de desestabilización antidemocrática".

El fiscal Pollicita está a cargo de la denuncia que Nisman había presentado cuatro días antes de morir. En su escrito, denunció a Cristina Kirchner, el canciller, Héctor Timerman; el diputado Andrés "Curvo" Larroque, y el dirigente Luis D'Elía, entre otros, por la "decisión deliberada de encubrir" a los imputados iraníes en la causa AMIA.

Minutos después de las expresiones de Fernández, fue el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien salió recargado:"Es la operación más voluminosa de golpismo judicial activo que conozca la historia argentina".

Según explicó, "la denuncia de Pollicita no persiguen una finalidad de carácter judicial, sino de carácter político, para generar impacto político porque no tiene ningún tipo de valides jurídica".
"Cundo uno formula una estrategia de carácter judicial, en el marco de golpismo judicial activo, lo que quiere generar es estrepito social, es decir impacto político", agregó Capitanich en su tradicional conferencia de prensa matutina. 

Por otro lado, el secretario general de la Presidencia afirmó que el Gobierno no se va a oponer a que un veedor internacional participe en la investigación de la muerte de Nisman, tal como pidió ayer la ex esposa del fiscal, la juezaSandra Arroyo Salgado.

"No vamos a estar en desacuerdo de que alguien de la OEA participe como veedor", afirmó el funcionario y agregó que "poner un veedor fortalece el hecho de llevar adelante un proceso adecuado con todos los elementos que se necesitan". Recordó que en la causa AMIA ya participó un representante de la OEA.

Infobae

Comentarios