País
Lunes 21 de Diciembre de 2015

Advierten que si no se cambia el impuesto a los autos de lujo, en enero se frenará la venta de 0 Km

Las fábricas entienden que no alcanzará a la producción local y que bajará la alicuota mejorando los valores. Los vendedores creen que la devaluación se pasará a precios

La devaluación del peso frente al dólar, la caída del mercado brasileño y la modificación del Impuesto Interno son las tres variables que marcarán la relación entre los concesionarios de autos 0 Km y las automotrices para el 2016.
Por el lado de los concesionarios, el secretario general de la Asociación Concesionario de Automotores (ACARA), Rubèn Beato, ya advirtió que el impacto del levantamiento del cepo y su consiguiente devaluación sobre el sector no se notará durante diciembre porque estacionalmente no hay un volumen fuerte de patentamientos, pero que enero y febrero serán clave para saber cómo serán las listas de precios para el año.
Para Beato, "las terminales están confundidas porque hay autos de gama baja que están muy caros respecto al dólar y los modelos que se encuentran en el borde del impuesto interno suben de precio". Aseguró que hay distorsión de precios y que ahora, con un dólar unificado, "las terminales emparejarán las grillas de precios de manera progresiva desde el auto base al de mayor gama".
Con respecto a una eventual suba por la devaluación del peso, consideró que "hay modelos que van a absorber eso; hay modelos que van a subir una parte. "El auto referido en dólares está caro; el auto base de todas las marcas es de alrededor de $ 150.000, hasta ayer u$s 15.000. Si el dólar cuesta $ 15, el auto pasa a valer u$s 10.000 y es razonable para un modelo base. Creo que no va a impactar para más. Hay precios que ya se fueron ajustando a la inflación y al dólar blue", describió.
Pero otros concesionarios aseguran que los fabricantes de autos "van a pasar la devaluación a la lista de precios. En el mejor de los casos, hay autos con un 40% de componente local –el promedio es de 25%– por lo que el resto son piezas importadas que se pagan en dólares.
Por el lado de las terminales dan vuelta el argumento y hasta especulan con la posibilidad de que los precios puedan bajar durante este año.
"Con más dólares disponibles, Brasil que es nuestro principal mercado no presenta señales de que pueda mejorar. Esto, sumado a una mejora en lo que se refiere a las deudas que tenemos con nuestras casas matrices, nos permitiría volcar una mayor oferta al mercado local que va a tener una demanda un poco más retraída. Si a eso se le suma una modificación en lo que se refiere al Impuesto Interno que esperamos para finales de este año, no vamos a tener la modificación en listas de precios que señalan los concesionarios", explicó a El Cronista una fuente de una de las 11 marcas que fabrican en la Argentina.
La expectativa es que el impuesto se modifique de manera drástica, tanto en el monto desde el que se empieza a pagar como el porcentaje. "Creemos que va a volver a la misma alicuota previa a la modificación –10%– y que la base va a quedar siempre arriba del valor de mercado del modelo más caro de producción nacional", explico la misma fuente.
El modelo más caro de producción nacional es la SW4 que se comercializa muy poco localmente, al igual que el Ford Focus III 2.0 Titanium AT.
Respecto al tributo, Beato había dicho que entendía que "se va a levantar si el Gobierno da la pauta que se va a reorganizar. Hoy afecta a los vehículos de $ 400.000 para arriba. Todos los modelos de fabricación nacional o que vienen de México o Brasil lo tienen por abajo de ese precio para que no le alcance el impuesto y el mercado lo pueda consumir; hay que ver cómo quedan todos los precios y el poder adquisitivo", reflexionó.
Fuente: El Cronista

Comentarios