Policiales
Miércoles 26 de Enero de 2011

Acusaron a un hombre de rociar con alcohol y quemar a su mujer, como pasó con Wanda Taddei

La joven tiene 23 años y está grave en un hospital de La Plata. Su madre asegura que el culpable fue su pareja, de 46 años, y recordó el caso de la esposa del ex baterista de Callejeros.

Una joven de 23 años se encuentra internada en grave estado en el Hospital San Martín de La Plata con quemaduras en más del 40 por ciento del cuerpo, luego de haber sido rociada con alcohol y prendida fuego, y por el hecho la familia acusó directamente a la pareja de la chica, un hombre de 46 años.

La víctima, llamada Ivana Correa y madre de dos hijos con una pareja anterior, fue alojada en principio en el área de terapia intensiva del Hospital Santamarina, de Monte Grande, hacia donde fue derivada ayer a la madrugada, pero dada la gravedad del caso se la trasladó hoy en un helicóptero sanitario al San Martín, de La Plata, de máxima complejidad.

Su madre explicó esta mañana, en declaraciones a la prensa, que Ivana "está mal, grave, en estado crítico y con respirador artificial".

Según lo señalado por sus familiares, alrededor de las 2 de la madrugada de ayer la joven fue "rociada con alcohol" y luego prendida fuego, lo que le provocó serias heridas, especialmente en la cara, el pecho y los brazos.

Señalaron que, en su defensa, la pareja de la joven argumentó que no estaba en la vivienda en el momento del hecho y que cuando llegó -a esa hora de la madrugada- se encontró con Ivana que le pedía que la ayudara.

La madre de la joven, en referencia a la pareja de Ivana, aseguró: "Es un asesino, un psicópata enfermo de celos. La tenía encerrada en su casa, le pegaba y amenazaba con matar a los chicos. Es igual que el caso de Wanda Taddei", la mujer del ex baterista de la banda Callejeros Eduardo Vázquez, que murió el año pasado tras sufrir un episodio similar.

"Ivana, cuando entró al hospital, llegó a decir que se había quemado. No dijo nada más porque se desvaneció. Está muy grave. Tiene quemaduras por todo el cuerpo. Hay que trasladarla a un centro médico mejor equipado. Esta bestia se fue del hospital, donde la dejó abandonada. Le pregunté qué le había hecho a mi hija, pero me dijo que yo hablaba pavadas. Después se borró", dijo la madre de la joven. (NA)
 

Comentarios