País
Domingo 20 de Diciembre de 2015

Acusaron a Berni y a Fein de "hacer mentir" a dos custodios de Nisman

Según denuncian, Armando Niz y Rubén Benítez fueron presionados antes de declarar ante la Justicia. 

Las sospechas sobre lo que ocurrió durante la noche del 18 de enero cobran hoy un nuevo significado, ya que esta vez quien refutó la versión oficial fue alguien de las entrañas del gobierno de la ex presidente Cristina Kirchner, quien incluso está involucrado en la acusación del fiscal Alberto Nisman a principios de este año.
El individuo, señalado por el fiscal Alberto Nisman como una pieza fundamental en la conexión iraní-argentina, envió mensajes de audio por distintos servicios de mensajería en los que no sólo pone en duda a la fiscal Viviana Fein y su investigación por la muerte de Nisman, sino también a uno de los principales defensores de Cristina Kirchner, su saliente secretario de Seguridad y conocido de Santa Cruz, Sergio Berni.
"Berni y Fein los hicieron mentir", se los escucha decir a este hombre, que cuenta con claras conexiones en la Inteligencia argentina, según informes de prensa local y extranjera. Esta y otras frases -enviadas vía Whatsapp y un programa similar llamado Telegram- entre el supuesto agente de inteligencia y otra fuente a la que accedió Infobae revelan datos desconocidos hasta la fecha, claves para comprender y echar luz sobre la misteriosa muerte del fiscal. De allí se desprende que el gobierno argentino habría tenido un rol significativo en el destino final de Nisman y su posterior ocultamiento.
La frase en cuestión apunta contra las declaraciones testimoniales realizadas por parte de los custodios de Nisman, específicamente las de Armando Niz y Rubén Benítez, el más antiguo de todos a su servicio.
Según surge de la conversación, esta persona sigue temiendo por su vida. Es por eso que se mantendrá reservada la identidad de los dos participantes.
Quien entregó el material es un hombre que reside en el exterior, más precisamente en los Estados Unidos, donde se encuentra exiliado desde hace ya un tiempo largo. Es argentino, y en su pasado perteneció a una de las fuerzas de seguridad.
"Si hablo yo se cae el Gob (sic). Más claro imposible", afirmó en uno de los mensajes. "Te dije que sé todo", agregó. En referencia a quienes hasta hace días dirigían el país, también sostuvo: "(En) el Gobierno por algo me cuidan así". Aunque deslizó que esta situación bien podía cambiar. "Por ahora me necesitan. Si me pasa algo o desaparezco se les arma el re quilombo. No saben qué decir a la gente", explicó.
Las frases descritas aquí representan parte de un diálogo entre él y el supuesto agente de inteligencia tras el dudoso deceso del responsable de la Unidad Fiscal de Investigación (UFI) AMIA. Tal como se lo explicó a Infobae, este intercambio de mensajes fue el resultado de un intento de su parte por sacar al presunto espía del país y llevarlo a salvo a los Estados Unidos.
Según lo reveló, las comunicaciones se cortaron luego de ser amenazado por la misma persona que trató de ayudar. "Me dijo que no hable del tema hasta después de las elecciones, porque si no, me iban a inventar una causa", aclaró.
De acuerdo con este inédito testimonio, Fein y Berni influenciaron en las palabras que los guardianes del fiscal dieron bajo juramento en sede judicial, condicionando la investigación, corrompiéndola desde su inicio. Significa que aquellos que tenían en el deber de descubrir la verdad hicieron precisamente lo contrario. (Infobae). 

Comentarios