Espectáculos
Jueves 06 de Enero de 2011

Abrió la boca y no paró

Eva Mendes una de las actrices latinas más importantes de Hollywood reveló que no se siente sexy, aunque considero "frustrante" vivir en Estados Unidos "donde la sexualidad es censurada". Y agregó: "No quiero ser una celebridad, sino una actriz trabajadora".

A Eva Mendes no le gusta nada. No quiere casarse. No quiere tener hijos. No le gustan los papeles que les ofrecen en la películas. Y no le gusta su cuerpo. Es una mujer distinta para Hollywood. Reclama otro lugar para la mujer en la sociedad, se queja de que a las actrices latinas no las tratan igual que a las blancas y denuncia que la sexualidad es censurada en Estados Unidos. Eva abrió la boca y no paró…

“Soy latina. Mis padres son cubanos, pero hablo inglés sin acento y me crié aquí. Las estadounidenses de hoy son como yo, mezcla de culturas y raíces. Pero a las que no somos blancas y rubias nos bloquean un poco", arrancó con munición gruesa- y realista- la Mendes.

Sin embargo la actriz de "Hitch" no quiere tomarse la vida muy en serio. Sus intenciones son vivir el día a día. Y no piensa en casarse ni en tener hijos. "El matrimonio es algo anticuado y ya tengo siete sobrinos. Soy tía desde los 12 años. He visto de cerca lo duro que es el trabajo con los niños y no tengo la sensación de estar preparada para ello", esgrimió.

Aunque el argumento más fuerte es no repetir la historia de su madre:" Es una mujer maravillosa, no sé si en su lugar habría sido tan generosa. Quizá soy egoísta, pero mi instinto maternal está satisfecho con mis siete sobrinos. Encuentro frustrante vivir en EU donde la sexualidad es censurada. De pequeña mis ídolos eran Sofía Loren, Gina Lollobrigida y Claudia Cardinale".

A Eva no le importa la fama. "No quiero ser una celebridad, sino una actriz trabajadora. Podría ser más famosa si picase el anzuelo, pero no recorro la alfombra roja con ciertas personas, ni me voy de restaurantes con ellos ni salgo con famosos. No llamo la atención", afirmó la chica que decidió dejar atrás la idea de convertirse en una monja para poder ganar plata y comprarle un auto a su madre.

Comentarios