País
Domingo 02 de Octubre de 2016

A una semana del escándalo: La familia de "Mechy", la promotora hot, vive una pesadilla

El drama de los padres y abuelos de la joven que vive en shock, tras la filtración de un encuentro sexual entre su hija y 2 pilotos de TC. Conoce la historia.

La familia de Mercedes, la joven entrerriana que apareció en los videos junto a los pilotos Mauro Giallombardo y Juan Bautista De Benedictis, está "shockeada".

Según se puedo reconstruir en base a testimonios de algunos allegados, "la madre de Mercedes, que toda su vida trabajó en la docencia y es supervisora en varios distritos de Entre Ríos, pidió licencia: para que no la señalen, no quiere ni salir a la calle".

Concordia -agregan los lugareños- "ha crecido en los últimos años pero sigue teniendo alma de pueblo: todos se conocen". Y los Rohrer "sienten que se les ha hecho un daño muy grande". Para ellos "fue como si se hubiera desatado un tsunami".

Sin consuelo, para ver las imágenes que circularon rápidamente por las redes sociales la madre de Mercedes "tuvo que ser asistida por una psicóloga".

Además, la mujer está indignada con los pilotos porque, según ella, hubo "violencia de género". Y eso no es todo: "está haciendo todo lo posible para que sus padres (los abuelos de la joven) no se enteren de lo que pasó".

Mechy -así la llaman los que más la conocen- no es la única hija de la familia. Tiene un hermano mayor, "de 23 años", discapacitado.

Después de terminar el secundario, la joven, que también formó parte de alguna comparsa en los carnavales de Entre Ríos, "empezó a cursar la licenciatura en turismo, pero dejó la carrera "porque estaba atravesando un momento muy difícil: la separación de sus padres".

Al ser consultada por medio nacionales, la madre de Mercedes prefirió no hacer declaraciones. "Disculpame, pero no quiero hablar", dijo. Y agregó: "Nosotros somos gente de trabajo. Y nunca le hicimos daño a nadie. También me contactaron del programa de De Brito (Ángel) y no quise decir nada. No me interesan las cámaras".

Algo similar ocurrió con Oscar, el padre de Mercedes, que está al frente de una "distribuidora de comestibles". Quebrado, sin poder contener las lágrimas, le pidió a este diario: "Por favor, les ruego que respeten mi silencio. Al principio dije lo que dije porque estaba muy enojado. Y ahora lo único que quiero es que pase el tiempo y que podamos olvidarnos de todo esto".

Poco después de la viralización de los videos, Oscar le había dicho al sitio Big Bang: "Mi hija está destruida. En Concordia todos vieron el video. Le hicieron un daño enorme a mi familia". Y agregó: "Dentro de las cuatro paredes se puede hacer cualquier cosa. Pero subir algo así a una red social y destruir a una familia y a una chica de 21 años, eso no tiene perdón".

Los que también se enojaron con los pilotos fueron los integrantes del sindicato de Promotoras. Juan Quesada, secretario general, pidió que la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC) tome "medidas disciplinarias" con Giallombardo y De Benedictis. "La actividad que desarrollan las promotoras es tan digna como cualquier otra. Y sumó: "El video pertenece al ámbito privado de la señorita y es un tema de ella. A aquellos prejuiciosos les informo que las chicas son bonitas y, por su profesión, sonríen a cuanta persona pasa por su lugar de trabajo. Pero no significa más que eso".

Comentarios