A un click
Miércoles 06 de Septiembre de 2017

Así funcionan los nuevos grupos clandestinos de Whatsapp

En el oficial, normalmente hay una madre por cada alumno. A veces, también se suma algún padre. Teniendo en cuenta que una salita, un grado o un año tienen entre 15 y 30 estudiantes, es claro que ponerse de acuerdo entre todos no es una tarea sencilla. Esa es la realidad del WhatsApp de madres oficial y, ante estas dificultades, no es descabellado que surjan los grupos paralelos.

Muchas madres optan por esta especie de "grupos de WhatsApp clandestinos", integrados por menos participantes y con distintos objetivos. En general, llegan a armarse por afinidad entre mamás o entre chicos. Sin embargo, este propósito puede quebrantarse en más de una ocasión.

Susana es madre de un niño de siete años que cursa segundo grado en un colegio privado y católico. Para ella, muchas veces el grupo oficial se torna complicado. Numerosas quejas y diferencias de ideas clave llevaron a armar una segunda opción dentro de este sistema de mensajería. "Hay de todo e inevitablemente uno termina siendo teniendo afinidad con las mamás con las que comparte criterio", aseguró.

Ahora bien, tener un segundo grupo no significa abandonar el primero, lo cual provoca confusiones muy difíciles de explicar a la hora de dar explicaciones. En general, esto sucede cuando un comentario molesto en el oficial se contesta con total sinceridad creyendo que se trata del paralelo.

Susana ejemplificó que cierta vez, en vez de responder en el grupo clandestino, escribió "¿y ésta quién es?" en el verdadero. Lo peor, fue que otra agregó: "Es la que se hace la vedette". Al final, la mujer a la que se referían se dio por aludida y finalizó el asunto: "Sí, soy yo. Me gusta arreglarme, ¿algún problema con eso?". El asunto desató una complicación.

"El grupo paralelo se armó por afinidad y porque nuestros hijos eran más amigos. Es súper funcional, siempre están todos dispuestos a ayudar y no se critica a nadie", dijo Nadia, mamá de un nene de nueve años. La madre del niño que asiste a una escuela privada orientada a la artística añadió: "En el grupo oficial, por ejemplo, había 20 millones de mensajes para armar una salida entre madres que, finalmente, nunca se realizó. Yo terminé saliendo de ese grupo y, en base a eso, hasta cuestionaron la educación que le daba a mi hijo".

Por su parte, Julieta, mamá de una nena de 8 años que asiste a un colegio público, mencionó que es parte de un grupo oficial y de uno paralelo, donde se comunica con las "mamás amigas". En una ocasión, cometió el error de hacer un comentario irónico creyendo que estaba en el íntimo y, equivocadamente, lo hizo en aquel donde estaban todas las madres. Para salvar la situación, pidió a las amigas que escriban sin parar en el grupo oficial, con el propósito de que lo escrito pasara inadvertido al quedar lejos en medio de la conversación. Nunca supo si lo logró o si las protagonistas de la burla decidieron no responder, pero el incidente no pasó a mayores.

Fuente: clarin

Comentarios