Mundo
Domingo 26 de Julio de 2015

A 37 años del nacimiento del primer bebé probeta

Años de investigación científica vieron sus resultados cuando una mujer británica dio a luz a la primera niña que no nació de la forma convencional, fue fruto del amor sí, pero un amor que se mide en mililitros, dentro de una probeta. Era 1978, y el mundo volcó su mirada a una nueva forma de concepción, la primera manipulada desde un laboratorio y donde no se necesitó una relación sexual para llevarse a cabo.

El embarazo de Lesley Brown tuvo que ser secreto, debido a lo incipiente de las investigaciones, lo tuvo que ocultar de su familia y de cualquiera que le preguntara, pues los médicos le advirtieron que algo podía salir mal. El trabajo estuvo a cargo de los médicos Robert Edwards y Patrick Steptoe, quienes dedicaron su vida a los estudios que por fin ayudaron a que más de cinco millones de niños en todo el mundo, nacieran de esta forma, con la fecundación in vitro, así lo apunta el portal elmundo.es
 
De acuerdo con información del sitio elcolombiano.com, Edwards, quien en 2010 recibió el Nobel de Medicina, debido a que fue pionero en el desarrollo de la fecundación in vitro(FIV), comenzó a trabajar en procesos de fertilización desde 1950, pero fue hasta 28 años después que logró tener un resultado.
 
Cuando apenas se conocía en el mundo, este procedimiento fue catalogado de ir contra la ética de la vida y la medicina, incluso fue rechazado por la Iglesia Católica por considerar que era un método antinatural que no debía aceptarse como una forma de concepción válida.
 
La vida de Louise Brown ha transcurrido de una manera normal, a pesar del revuelo que causó con su llegada al mundo y se convirtió en la primera plana de miles de diarios alrededor del mundo. En 2006, dio a luz a un bebé concebido junto a su pareja Wesley Mullinder, sin embargo, la primera mujer probeta que parió a un niño fue su hermana, Natalie.
 
De acuerdo con información del portal sociedad.elpais.com, la FIV es un proceso en el que el óvulo es fecundado por un espermatozoide fuera del cuerpo, en un tubo de ensayo, de ahí el uso del término "in vitro" en referencia al vidrio. Es un procedimiento que en la actualidad se ha visto rebasado debido a que sus probabilidades de éxito solo son 2 entre cinco, mientras que otras soluciones alternativas como la maternidad subrogada han ganado terreno.
 
Louise Brown es una de las pruebas de que las investigaciones médicas lograron grandes avances en el siglo pasado, lo que logró que la primera niña probeta sea una mujer como cualquiera.
 
Fuente:de10

Comentarios